Tormenta azota a la CDMX; encharcamientos y árboles caídos, el saldo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 29 de Abril, 2018

Tormenta azota a la CDMX; encharcamientos y árboles caídos, el saldo

La lluvia y granizo que cayeron la tarde de ayer provocaron también afectaciones a la circulación

Tormenta azota a la CDMX; encharcamientos y árboles caídos, el saldo | La Crónica de Hoy

La fuerte lluvia acompañada de granizo que cayó la tarde de ayer en la Ciudad de México provocó caos vehicular, caída de árboles en distintos puntos y cubrió de blanco algunas calles.

De acuerdo con autoridades, se registraron inundaciones en delegaciones como Miguel Hidalgo, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Xochimilco, Iztacalco y Benito Juárez.

Resultaron afectadas avenidas como Circuito Interior y Paseo de la Reforma, División del Norte, Viaducto y avenida Juárez, entre otras.

El registró más alto de lluvia, 29 milímetros, ocurrió en la colonia Asturias de la delegación Cuauhtémoc, según reportó Protección Civil de la Ciudad de México.

El servicio en la Línea 2 del Metrobús se mantuvo cerrado durante casi media hora debido a la caída de un árbol en el cruce de Eje 4 Sur Xola y Amores, en la colonia Del Valle.

Mientras que en la delegación Benito Juárez, personal del Heroico Cuerpo de Bomberos trabajó por la caída de una rama en el cruce de avenida de los Insurgentes y Filadelfia, colonia Nápoles.

La Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX reportó que en la calle 13 de Septiembre y Patriotismo, colonia Escandón, en Miguel Hidalgo, un árbol de aproximadamente 12 metros de altura fue derribado por el aire y la lluvia y cayó sobre unos cables de luz, sin que se reportaran personas lesionadas.

En tanto que en la avenida División del Norte y Ángel Urraza, colonia Narvarte Poniente, delegación Benito Juárez, los integrantes de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) fueron requeridos, ya que ahí reportaron la caída de un árbol en el perímetro de la UPC del Valle, donde resultó dañada una camioneta Nissan Xtrail, que circulaba por la zona, sin que sus dos ocupantes, una mujer de 46 y un hombre de 57 años de edad, resultaran lesionados.

Pero no todo fue negativo; después de la tormenta vino la calma y cientos de fotógrafos espontáneos salieron a las calles para tomarse selfies o capturar el asfalto y banquetas cubiertos de blanco.

También hubo algunos capitalinos que aprovecharon la salida del sol para jugar con el hielo que quedó de la tormenta. Incluso algunos pequeños se beneficiaron, pues hicieron muñecos de granizo.

Imprimir