La Santa Cruz y la reconstrucción por los sismos - Carlos Villa Roiz | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 29 de Abril, 2018
La Santa Cruz y la reconstrucción por los sismos | La Crónica de Hoy

La Santa Cruz y la reconstrucción por los sismos

Carlos Villa Roiz

Como cada 3 de mayo, Día de la Santa Cruz, los trabajadores de la construcción celebran su día, cuyos antecedentes datan de tiempos de Constantino, cuando poco antes de la Batalla contra Majencio, quien le disputaba el trono al Emperador, tuvo un sueño en el que escuchó una voz divina que le dijo: “Con este signo vencerás”, y haciendo caso de aquel presagio, mandó colocar la cruz en sus estandartes y finalmente, de él fue la victoria, tal como lo comenta el historiador Eusebio de Cesarea (263-339), una fuente confiable de los primeros años del cristianismo en Roma.

Posteriormente, en el año 327, Santa Elena, madre del emperador Constantino, visitó Tierra Santa tratando de obtener reliquias de la vida y pasión de Cristo, pues ella era cristiana y en Jerusalén, precisamente el 3 de mayo, encontró la cruz donde murió Cristo revelándose ésta a través de un milagro de sanación. El mayor trozo de esta reliquia se encuentra hoy en Roma, aunque hay otros fragmentos y astillas en importantes templos de otros países. En la Catedral de México, por ejemplo, hay tres relicarios de este tipo: uno en la Sacristía, otro en la Capilla de las Reliquias y una tercera en el coro.

En Florencia, la Basílica de la Santa Cruz, que data de tiempos inmediatos a San Francisco de Asís, se comenzó a construir el 3 de mayo de 1294, en sustitución de una vieja iglesia franciscana que databa de 1222. La fecha, por supuesto, es simbólica y alusiva al hallazgo de la Cruz en Jerusalén. En este templo se encuentran, dicho sea de paso, los restos mortales de importantes italianos, como Miguel Ángel, Dante, Nicolás Maquiavelo, Galileo y Marconi, entre otras personalidades de distintas épocas.

La costumbre de colocar cruces adornadas y floridas en los inmuebles que están en construcción, costumbre muy arraigada entre los albañiles mexicanos, tiene sus raíces en estas celebraciones, y es también una invocación para que los trabajadores de la construcción no sufran accidentes que pueden ser mortales. Hay otra costumbre, cuyos principales promotores fueron los maestros lasallistas con sus alumnos, y consiste en colorar cruces en lo alto de algunos cerros.

En el México prehispánico, la Cruz era un símbolo del maíz, como se aprecia en algunas esculturas mayas, y también se le relacionaba con la vestimenta de Quetzalcóatl, el caudillo de Tula, pero desde la llegada de Hernán Cortés, en 1519, la simbología fue cambiando hasta ajustarse al sentir cristiano y devocional.

En la Ciudad de México, la primera cruz fue levantada donde hoy está el Monte de Piedad, que antes era el palacio de Axayácatl, a pocos días de que Cortés y Moctezuma II se encontraran, según lo platica Bernal Díaz del Castillo, quien precisa que el tlatoani mexica facilitó albañiles para realizar tal obra.

A poco más de seis meses de los sismos del pasado septiembre, México aún sigue padeciendo las secuelas de aquellos terremotos, y casi dos mil templos católicos, muchos de ellos históricos y de gran relevancia social, resultaron dañados en distintos niveles de gravedad, sin que a la fecha hayan sido liberados en su totalidad los presupuestos federales para su reconstrucción, al igual que con un considerable número de viviendas que siguen en espera para lograr la plena salvaguarda y conservación.

La Santa Cruz que arquitectos y albañiles celebrarán este 3 de mayo, tiene una connotación especial, dado el momento histórico que aún se vive y la urgencia por realizar este tipo de obras.

 

Imprimir

Comentarios