Bienestar

Discapacidad visual en niños puede prevenirse o curarse

La ceguera de los niños solo es un 4% de todos los casos mundiales, pero representa el 33.3% del costo económico total de la ceguera

Dale la oportunidad de ver bien el mundo que lo rodea

La deficiencia visual es la segunda causa de discapacidad en México, con 58.4% de personas afectadas, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). De ellos, 26.9% son niños entre recién nacidos y 14 años, una cifra importante a la que se debe prestar atención en este mes de la Discapacidad infantil y con la cercanía del Día del Niño, el próximo lunes 30.

“La ceguera de los niños solo es un 4% de todos los casos mundiales, pero representa el 33.3% del costo económico total de la ceguera”, comenta Nancy Sol Espíndola Romero, vocera del Consejo Optometría México. Los más vulnerables son los menores de 5 años de edad en países en vías de desarrollo de extrema pobreza, 60% de los cuales fallece en el primer año de perder la visión; el resto de ellos vivirá en promedio 40 años y 90% de los que sobreviven no tendrán acceso a la educación.

En todo el planeta, se estima que existen entre 40 y 45 millones de personas ciegas y 135 millones con baja visión. Sin embargo, en el 80% de los casos, la pérdida de visión se puede prevenir o curar, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera que conjuntamente prestan su apoyo a la iniciativa “Visión 2020: El derecho a ver”.

Se estima que el número de niños con discapacidad visual asciende a 19 millones, de los cuales 12 millones la padecen debido a errores de refracción. Aproximadamente 1,4 millones de menores de 15 años sufren ceguera irreversible y necesitan acceso a servicios de rehabilitación visual para optimizar su funcionamiento y reducir la discapacidad.

“Puede darse que el pequeño no tenga el diagnóstico adecuado; incluso el 86% son calificados erróneamente como ciegos”, explica la Licenciada en Optometría.  “Las principales causas de visión baja y ceguera son errores refractivos no corregidos, ambliopía, catarata, retinopatía del prematuro, secuelas de sarampión, glaucoma congénito, atrofia óptica secundaria, entre otros”.

La experta en Visión Baja recomienda a padres y madres de familia tomar en serio la prevención de la salud visual en sus hijos. Según Espíndola Romero, las medidas más importantes para prevenir la discapacidad en niños y niñas son:

  1. Solicitar tamizaje visual al nacimiento, en especial si el bebé es prematuro, tiene bajo peso al nacer o bien si algunos de los padres tiene visión baja o ceguera congénita.
  2. Posterior al diagnóstico de enfermedad visual debe recurrir a citas de atención visual y terapia visual con un Licenciado en Optometría, puede ser desde el mes de nacimiento ya sea retinopatía del prematuro, catarata congénita (para brindar estipulación visual previo a la cirugía), nistagmo o estrabismos, aunque este último se presenta después de los 3 meses.
  3. Si el niño es sano, se debe realizar un examen visual completo justo antes del ingreso al pre-escolar, cerca de los 3 años.
  4. Estimular en todo momento con juegos llamativos, no usar andadera para que le permita desarrollar las habilidades visual-espaciales.

Desarrollo visual en los bebés.

Reconocer las generalidades del desarrollo de la visión de los bebés, ayuda a detectar y atender oportunamente cualquier problema.

09 a 2 meses: Difige la vista y cabeza hacia las fuentes de luz, seguimiento horizontal con los ojos, hace contacto visual entre la sexta y octava semana.

3 a 6 meses: Mira sus manos, alcanza y toma juguetes colgados, observa juguetes que caen y ruedan, se amplía el campo visual.

7 a 10 meses. Toca y desarrolla movimiento de pinza con los dedos, se interesa en mirar láminas, busca objetos parcialmente escondidos.

11 a 12 meses: Mira a través de la ventana, reconoce personas.

Es importante que si los papás notan un puntito blanco (leucocoria) en uno o ambos ojos del pequeño, o bien al tomarles fotografías el reflejo rojo de ambos no sea parejo (uno anaranjado y uno marrón, o uno blanco y otro anaranjado), deben acudir inmediatamente a una valoración. De igual forma que si detectan cualquier irregularidad en los ojitos como puede ser el estrabismo, conocido como "ojos bizcos".

“Acuda a consulta con un Licenciado en Optometría, primera línea de atención de este campo en México, pues podemos prevenir la discapacidad visual o sus efectos negativos en por lo menos 70% de los casos, y defendemos la necesidad de la atención temprana para una mejor calidad de vida para todos los mexicanos”.

Imprimir