Kim Jong-un, el dictador del que se dice mucho y sabemos nada

Concepción Badillo

De Kim Jong-un, el tirano de ­Pyongyang ni siquiera se sabe exactamente cuando nació: Según a quien se consulte pudo haber venido al mundo el 8 de enero de 1982, 1983 o aún en 1984, pero ahora se dice que tiene sólo 32 años, que es el gobernante más joven del mundo, pero también el más cruel y sanguinario. El presidente Trump lo llama burlonamente El Hombre Cohete, pero su gente se refiere a él obligatoriamente como el Gran Sucesor, el Sol del Siglo 21 y el Supremo Mariscal de la República Democrática de Corea.

Para la prensa internacional es un loco, un bufón. Pero también se le describe como “un dictador con sed de sangre”, un tirano con el pelo cortado al estilo Pedro Picapiedra, un fumador empedernido con su propio arsenal nuclear. Se le tacha de borracho, de tener obsesión por los quesos suizos que lo han hecho tan obeso que no puede ver sus genitales y que usa todo tipo de remedios, tales como veneno de víbora para combatir la impotencia.

Se le atribuye adoración a todo lo creado, por Walt Disney y gran afición a las películas de Hollywood, pero también a la pornografía. Se dice que ha ordenado que todos los jóvenes norcoreanos copien su peculiar peinado. Sobre su crueldad se destaca que tiene 200 mil prisoneros políticos, que ha ejecutado a amantes y novias y que por pugnas familiares mandó matar a su tío Jang Song Thaek y a toda su familia, según algunas versiones, aplastados por maquinaria pesada y según otras, dándolos como comida a perros violentos y rabiosos.

Si todo lo dicho arriba es verdad o es mentira, nadie lo sabe. Los expertos aseguran que sí asesinó al tío, pero ya un diario chino admitió que ellos inventaron lo de los perros como una broma que corrió como noticia mundial. De acuerdo con Mark Bowden quien en 2015 escribió un largo artículo sobre Jong-un para la revista Vanity Fair, el más amplio y conocido hasta ahora, una de las fuentes de esta columna, del líder norcoreano se puede decir lo que se quiera, entre peor mejor y la gente lo va a creer, pero a ciencia cierta nada se sabe.

Lo único confirmado es que fue el tercero de los hijos de Kim II, el dictador que lo designó su sucesor y el segundo que procreó con su amante Ko Young Hee, quien en secreto fue enviada a Suiza en un intento por curarla del cáncer, por lo que Kim Jong-un fue educado en la Escuela Internacional de Berna y en el colegio Liebefeld Steinholzli y su alemán y francés son fluidos. No fue un estudiante brillante sino dedicado a juegos de video y a seguir por televisión deportes como el futbol y el baloncesto. Tuvo siempre una vida de privilegio, a los siete años conducía ya un auto y a los 11 tuvo su primera pistola.

De regreso en Corea del Norte ingresó a una academia militar, fue por ese entonces que empezó a ganar peso físico y político y su padre decidió en 2009 que él, por agresivo y violento y no uno de sus dos hermanos mayores, era el adecuado para sucederlo. El padre, quien a su vez había heredado el poder de su abuelo, falleció en 2011, año en que se estima que el actual dictador se casó con Ri Sol Ju, una cantante con quien tiene una hija y de quien se dice que sí está realmente enamorado. A diferencia de sus ancestros, se deja ver en público con su mujer y todos la conocimos durante la histórica visita a Corea del Sur la semana pasada.

Con 96 kilos de peso y 1.80 metros de estatura, más alto que los norcoreanos promedio, muestra síntomas de padecer del corazón, se cree que es diabético y que tiene problemas con sus rodillas. Bebe licor y mucha cerveza y disfruta la comida gourmet. En contraste el pueblo norcoreano está malnutrido y tan sólo en la década de los noventa se calcula que al menos un millón de sus compatriotas murieron de hambre.

Es tan poco lo que realmente el mundo sabe de Kim Jong-un, que las dos fuentes consideradas más confiables, aún para la Casa Blanca, son el controversial jugador de baloncesto bisexual Dennis Rodman, a quien ha invitado cinco veces. El otro es el chef japonés Kenji Fujimoto, que trabajó para la familia y a quien en una ocasión envió a Beijing, China, a recoger hamburguesas de McDonald’s, afición que comparte con su nuevo amigo, Mr Trump.

 

cbcronica@aol.com

Twitter@Conce54

Imprimir

Comentarios