Deportes

Tercera final consecutiva de Champions para el Madrid

Un doblete de Benzema con un Keylor Navas sublime se combinaron con un grave error del portero Ulreich y un penal claro que no se sancionó contra el Madrid. Bayern Munich empató 2-2, pero los merengues avanzaron con global de 4-3

Un doblete del francés Karim Benzema y una actuación que rozó lo perfecto del portero Keylor Navas, se combinaron con un error garrafal del guardameta Sven Ulreich y un claro penalti que el árbitro no sancionó contra el Real Madrid, para que los merengues empataran 2-2 con el Bayern Munich y con global de 4-3 avanzaran a su tercera final consecutiva en Champions League.

El partido inició con un equipo alemán que salió convencido de que podía lograr una victoria en el Estadio Santiago Bernabéu, ejerció presión alta y apenas al minuto dos, Robert Lewandowski llegó instantes tarde a un servicio por izquierda a primer poste que quedó en poder del arquero costarricense Keylor Navas.

Segundos después, antes de cumplirse los tres minutos de partido, Lewandowski en las afueras de la media luna, alcanzó a abrir para la derecha y se metió al corazón del área, vino el centro que intentó rechazar Sergio Ramos, pero el balón pegó en Corentin Tolisso y quedó para Joshua Kimmich, quien marcó el 1-0 al minuto tres.

Bayern Munich siguió igual, dominaba, presionaba y el croata Lucas Modric se le tuvo que pegar al francés Franck Ribery para frenar el ataque alemán por el lado izquierdo, donde estuvo muy incisivo el galo pisando terreno madridista con peligro, hasta que el equipo merengue controló el esférico, le dio la pausa y empezó a armar su jugada de gol.

El Madrid hilvanó su primer ataque de izquierda a derecha, con dos cambios de juego que terminaron por aislar al brasileño Marcelo por la izquierda, quien mandó centro de zurda a segundo palo para la llegada de Benzema, que anotó con remate de cabeza el 1-1 para calmar los ímpetus del conjunto germano.

Pero el empate no mermó el ánimo del Bayern, que puso el balón en el área del adversario constantemente; sin embargo, no fue el día de Lewandowski, quien no tuvo la contundencia de otros partidos; un choque del polaco con Ramos dentro del área no fue considerado como penal por el árbitro turco Cuneyt Cakir al minuto16, cuando los visitantes mantenían la iniciativa.

Después, una pared entre Lewa y Muller fue mal resuelta por el delantero alemán, cuando recentró en vez de disparar al arco y hasta el minuto 22 el portugués Cristiano Ronaldo tuvo su primera llegada con disparo lejano, que daba un respiro a su equipo ante el asedio alemán.

Al 31’, Ribery desbordó por izquierda, cedió a Muller, quien remató sin fuerza para que Navas recostara y se quedara con el balón, luego Matt Hummels salió desde el sector defensivo proyectado al ataque, filtró para Lewandowski, quien remató cruzado, pero Navas otra vez rechazó, el rebote cayó para el colombiano James Rodríguez, quien solo ante la portería voló de manera increíble su disparo de zurda.

Momentos de apremio pasaba el Madrid cuando, al 44’, en una escapada de Kimmich por la derecha mandó servicio que tapó Marcelo con la mano dentro del área, un penal más grande que el estadio, pero que extrañamente tampoco fue marcado como pena máxima, lo que originó los reclamos airados de los alemanes.

Para el segundo tiempo, un grave error en la zona baja de los teutones encaminó al Madrid a la final que se jugará en el Estadio Olímpico de Kiev el 26 de mayo, cuando Tolisso, ante la presión madridista regresó el balón a su portero Ulreich, pero éste no supo si tomarla con las manos o despejar y cuando intentó reaccionar, Benzema ya había marcado el 2-1 al minuto 46.

A pesar de la gran equivocación de su portero, Bayern no cesó en buscar el arco contrario y dejó espacios que explotó el Madrid, pero Ronaldo falló un remate en el área chica al 56’, que hubiera representado el 3-1; sin embargo, minutos después James Rodríguez en doble remate pudo igualar 2-2 la pizarra al 62’. Tanto que no festejó ante su ex equipo.

A partir de ahí el espectáculo de Navas fue excepcional, atajó remates de todos lados, el primero abajo pegado al poste de David Alaba, luego un cañonazo de Tolisso que el portero tico rechazó con reflejos felinos y otra gran atajada a disparo de Ribery, cuando los alemanes ahogaban en su propio terreno al cuadro merengue.

Al final y pidiendo la hora, con polémica arbitral, el Real Madrid salió con el pase a su tercera final al hilo en la Champions League.

El árbitro del encuentro fue el turco Cuneyt Cakir, quien tuvo una mala actuación, al no sancionar un claro penalti en favor del Bayern, cuando el primer tiempo agonizaba, por una mano de Marcelo en el área.

Imprimir