Nacional

Profesionales, el 50% de desempleados; entre quienes tienen sólo primaria, 3.39% de desocupados

De acuerdo con el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico se priorizan los puestos de trabajo para las personas con menor grado de estudios sobre aquellos que han finalizado sus estudios superiores

El mercado laboral en México prioriza los puestos de trabajo para las personas con menor grado de estudios, sobre aquellas que han finalizado sus estudios superiores, por lo que la tasa de desocupación de los jóvenes con licenciatura es mayor al de cualquier otro segmento poblacional.

El 50 %  de los desempleados  en México tiene estudios superiores, mientras que los mexicanos que cuentan con instrucción primaria tienen una tasa de desocupación del  3.39 por ciento;  los que tienen secundaria, el  10.87 y los que tienen preparatoria registran un desempleo del 35.59, lo que demuestra que hay una tendencia en México a priorizar los puestos de trabajo para personas con menor grado de estudios.

De acuerdo con el estudio Empleo Precario y Mala Educación en México, elaborado por el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), la tendencia es sumamente visible en todos los estados del país y esto es muestra de que la calidad del empleo ha disminuido al igual que las oportunidades de negocio, ya que la informalidad gana terreno con esta condición.

La Asociación Civil que realizó el estudio tiene presencia en el sector empresarial, especialmente en el del norte del país, específicamente en los grupos de Nuevo León.

Las cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) muestran que la tendencia en México es contratar personas con menor nivel de estudios. Si se toma como referencia el año 2000, en la Ciudad de México, la tasa de desocupación de gente con estudios de nivel medio superior y superior, era de 46 por ciento y pasó a 58 por ciento.

De acuerdo al análisis en Quintana Roo, se pasó de 28 a 57 por ciento; en Morelos, de 27 a 56 por ciento; en Tamaulipas de 27 por ciento a 54 por ciento; en Puebla de 26 a 51 por ciento; en el Estado de México, de 33 a 49 por ciento; En Veracruz, de 23 a 49 por ciento; en Baja California, de 19 a 45 por ciento; en Michoacán, de 10 a 43 por ciento; en Sinaloa de 18 a 41 por ciento; en Chihuahua de 21 a 38 por ciento y en Guanajuato de 17 a 36 por ciento.

En ese contexto, más de la mitad de los desocupados tiene un grado de estudios de media superior o superior en 12 entidades de la República, por lo que se concluye que tener un grado de estudios superior al promedio nacional, ya no es suficiente para encontrar un buen empleo.

 Por ello, el  PRI en San Lázaro a través del diputado, Luis Alonso Pineda Apodaca impulsa una iniciativa para modificar la Ley Federal del Trabajo, a fin de garantizar empleos suficientes en empresas o establecimientos para ser ocupados por estudiantes de nivel profesional o su equivalente.

“Si bien es cierto que todas las personas independientemente de su sexo, condición, edad, grado de estudios, deben tener el derecho al trabajo y en igualdad de condiciones, es una realidad que los jóvenes, al no contar con experiencia laboral en áreas o ciencias que deciden adoptar para planificar su vida, no consiguen el puesto que desean, por lo que se ve mermada la cumplimentación de sus sueños”, aseguró el también secretario de la comisión de Ciencia y Tecnología.

 Refirió que datos de la Encuesta Nacional de Juventud 2010, señalan que siete de cada 10 jóvenes consiguen su primer empleo, a través de las redes informales. No sólo se les complica conseguir uno de calidad sino que, en la mayoría de las veces, para que puedan satisfacer sus demandas personales, incurren en la informalidad laboral.

El legislador  busca modificar la ley federal del Trabajo para establecer la obligación del patrón de destinar dentro de su plantilla laboral, espacios para la contratación de estudiantes que tengan por lo menos el 70 por ciento de sus materias cursadas y aprobadas, en áreas que se vinculen con sus estudios para que, una vez concluidos, puedan acceder plenamente a la justa retribución como profesionistas.

 

Imprimir