Locúrame se inspira en el teatro neobarroco | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 01 de Mayo, 2018

Locúrame se inspira en el teatro neobarroco

La propuesta de microteatro reflexiona sobre los conflictos internos a través de elementos físicos y filosóficos. Se presenta en el Art House

Locúrame se inspira  en el teatro neobarroco  | La Crónica de Hoy

La puesta en escena Locúrame busca retomar el teatro neobarroco en el que,tan sólo a través de solo movimientos corporales, el público pueda interpretar la historia. Un reto en el que cada función de media hora, y con tan sólo 17 personas como público, con el formato de microteatro, los actores emprenderán un viaje por la recuperación de la teatralidad. Esta obra se presentará en el Art House y estará en cartelera durante cinco semanas.

En escena están Alberto Nazar, Carlos Cravioto, Alexa Anaya, Michelle Betancourt, Habda Malacón y Andrea Cabrera. En la dirección Iván Tula y Luna Beltrán y en la producción Jimena Argüelles, Alberto Nazar y Arturo González Alonso. Todos compartieron detalles del proyecto en entrevista con Crónica.

“La obra es una propuesta de farsa con tintes filosóficos, en el que brindamos al  público una experiencia 360, es una forma distinta de ofrecer la dramaturgia corporal al espectador, se convierte en una arena escénica”, mencionó el actor y productor Alberto Nazar.

Locúrame es una historia que se desenvuelve en torno al personaje de Abel, “quien sufre de trastorno obsesivo-compulsivo, y que además presenta síntomas de ansiedad y esquizofrenia. Él trata de poner orden a su vida, pero habrá dos limitantes que lo llevarán a tomar distintas decisiones. Cada persona del público lo podrá concebir de distinta manera, eso lo hace en un teatro neobarroco físico y palpable”, agregó.

En la obra Abel se ve envuelto en el conflicto amoroso de dos formas de ver la vida en los personajes de Ana y María Antonieta, la primera “es una mujer que representa la perfección, es buena, pero aunado a eso, tiene un contraste que muestra cierta complejidad humana, ya que viene cargada de culpas y angustias, aún así, trata de convencer a Abel de cuál es su mejor opción”, explicó Michel, mientras que Alexa quien también da vida a Ana agregó, “es un personaje que se comunica con el cuerpo, y eso hace mágico todo, además de que muchas personas se pueden sentir identificadas”.

Por otro lado, “María Antonieta es todo el lado opuesto de Ana, le encanta sonsacar a Abel para que caiga en sus encantos, es como una extensión de la cabeza del mismo Abel, ya que le propone cosas distintas y es ahí donde entra en conflicto por esta situación del pensar de dos mujeres opuestas”, declaró Andrea.

La obra “es una creación del teatro físico, que es un subgénero del teatro, el cual recupera la teatralidad y al actor completo, que usa el cuerpo y que habla con cada uno de sus gestos. Hace sentir muchas cosas, todos hemos escuchado esas voces que nos quieren decir algo y que no nos damos cuenta que es nuestra propia voz y nuestro propio instinto, además que este tipo de teatro trae consigo la farsa”, comentó la directora Luna Beltrán.

Al respecto, Carlos, el protagonista de la obra habla del significado que tiene Abel en su vida, “en la actualidad los conflictos están más fuertes que nunca por lo que dicta la naturaleza, la sociedad y además, habla de un compromiso personal”.

Es por eso que la obra busca exteriorizar los conflictos internos de las personas a través de un juego mental y de personajes con cambios de personalidad como lo confirma el codirector Iván Tula, “quisimos expresar estas contradicciones que solemos tener los seres humanos, y las inconformidades: de que no estamos de acuerdo con quienes somos. En el transcurso del camino nos damos cuenta que somos otras personas y que la vida nos obliga a tomar decisiones que a veces no queremos. La mente a veces nos juega un poco sucio, confundiéndonos y metiéndonos en problemas”, dijo.

“Con esta historia estamos trabajando para la recuperación de la teatralidad a través del cuerpo, en la actualidad todos quieren hacer teatro como si fuera cine, pero las expresiones son mínimas, quizá es porque se han reducido los teatros a casas, se cayó en una zona de comodidad y se dejo de explorar en la teatralidad y en la complejidad de los personajes, por eso, nosotros creemos en la construcción del arte corporal y queremos recuperar el teatro, desde el punto que los personajes son el mismo mobiliario y parte de la escenografía”, agregó Iván.

Finalmente, esta opinión es compartida por la productora Jimena Argüelles: “es una propuesta corta, pero es teatro real y palpable. Algo que es pequeño en tiempo, no es pequeño en obra, habrá gente que se ría y otra que se quede analizando, pero es parte de lo que esta obra viene a ofrecerles”, concluyó.

Imprimir