Sebastián Lelio y el poder del cine para cambiar la realidad | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 01 de Mayo, 2018

Sebastián Lelio y el poder del cine para cambiar la realidad

Entrevista. El cineasta chileno, ganador del Oscar por Una mujer fantástica, celebra que su éxito abra en su país el debate acerca de los derechos sobre la identidad de género

Sebastián Lelio y el poder del cine para cambiar la realidad | La Crónica de Hoy

La noche del 4 de marzo del presente año fue histórica para el cine latinoamericano. La emblemática Rita Moreno anunciaba el premio a la Mejor Película de Habla no Inglesa y en su voz estaba el nombre de Una mujer fantástica, el primer filme chileno en ganar ese premio en la historia y el tercero para Latinoamérica.

A la cabeza de ese triunfo están el productor Pablo Larraín y el director Sebastián Lelio, quienes hoy representan para Chile lo que algunos años atrás el tridente Del Toro, Iñárritu y Cuarón comenzaron a significar para México. Durante la más reciente entrega de los Premios Platino a lo mejor del cine iberoamericano, que se realizaron en la Riviera Maya y en la que Una mujer fantástica triunfó como Mejor Película (uno más para su amplio palmarés), el cineasta Sebastián Lelio conversó con Crónica a propósito del éxito del filme y de su generación de oro:

“Creo que la dictadura prácticamente mató al cine chileno. Ahora pertenezco a una generación que tiene mucha hambre de cine y nos tocó asistir a la reconstrucción del cine chileno. Los que somos reconocidos ahora tenemos 10 años de filmar, vamos por nuestra tercera, cuarta o quinta película de un país en el que el que era muy difícil hacer algo”, expresó el cineasta.

“Ya lo he dicho antes pero hacer películas en Chile hace 15 o 20 años era un milagro, y hoy seguimos adelante. Lo importante del cine de nuestro país fue no perder esa hambre y ansias de hacer películas porque está al centro de todo y eso es lo que nos caracteriza, más que encontrar puntos de contacto estéticos o agendas estéticas, lo que sí hay en el cine chileno es hambre”.

La noche del Oscar, el filme chileno se enfrentaba a películas como The Insult (Líbano), Loveless (Rusia), On Body and Soul (Hungría) y The Square (Suecia). Era la segunda nominación del cine chileno en esta categoría desde que su compañero y amigo Pablo Larraín rompió los esquemas en el 2012 con No. Pero el peso de Una mujer fantástica no se limita a hacer historia en el séptimo arte sino en el impacto social en su país:

“En mi país la película ha tenido una repercusión importante porque se revitalizó y se ganó mucha vivacidad acerca del tema de la discusión sobre los derechos acerca de la igualdad. Eso ocurrió en cierta medida gracias a la existencia de la película y eso es muy potente atestiguarlo, uno no podría calcular lo vital que ha sido porque yo no hago cine para eso, mi causa es ser creador, pero si ocurre es bienvenido”, comentó el realizador.

“Eso es muy emocionante porque de alguna manera la película se chorreó hacia la realidad. Se vuelve algo muy bonito, porque es cuando las películas se desbordan de la pantalla y entran en la historia y el tejido social. Eso habla del poder del cine en la actualidad. Ahora en Chile se discute una ley sobre la identidad de género, que estuvo escondida por mucho tiempo, y eso se debe a que la película empujó para que se encendiera esa discusión”, añadió.

Apenas el domingo pasado Una mujer fantástica triunfó en los Premios Platino, a más de un año de haberse visto por primera vez en la Berlinale: “Queríamos con esta película profundizar en temas como qué es una mujer, saber qué amores son posibles y los límites de la empatía. Venimos cerrando este ciclo desde hace poco más de un año y el ciclo se expande. Desde hace un rato tomamos por política seguir esta película hasta donde nos lleve”, dijo Lelio.

Apenas hace unos días estrenó en Estados Unidos su debut como director en el cine inglés. Se llama Desobedience, y es la adaptación de la novela homónima de Naomi Alderman, y es protagonizada por Rachel Weisz, Rachel McAdams y Alessandro Nivola: “Se acaba de estrenar en Estados Unidos y ha tenido un buen primer fin de semana y estamos contentos porque también ha generado mucha conversación. Es un proceso que está recién comenzando”, comentó.

Sin embargo, el filme más esperado después de Una mujer fantástica es la adaptación estadunidense de su aclamado filme Gloria, que le dio el premio de Mejor Actriz a Paulina García, en la Berlinale, y que él mismo dirigirá para mostrar la misma historia en la piel de la actriz de Julianne Moore: “Es muy temprano para hablar de gloria ahorita pero vamos muy bien, estamos en pleno proceso de montaje, probablemente se estrene en fin de año pero estamos trabajando en eso”, comentó.

Se despide entre prisas no sin antes explicar el por qué decidió hacer un remake de su propia obra: “Lo que me motivó para hacer una versión de mi propia película es el amor al cine y el amor a Julianne Moore”, concluyó.

 

Imprimir