Dos décadas de promesas incumplidas

Jany Robles Ortiz

En el arranque de campaña de los candidatos que compiten por las 16 alcaldías de la Ciudad de México y los diputados que integrarán el Primer Congreso capitalino, prevaleció un ambiente de respeto a todas las ideologías y partidos que participan en esta contienda.

Esa es la actitud de una ciudadanía responsable, que aspira a una democracia plena en la que se respete el albedrío de los electores y la actuación de los árbitros de la contienda.

Con distintas propuestas, los candidatos recorren ahora las calles de la ciudad, algunos con viejas retóricas y falsas promesas, que ya no engañan a los ciudadanos ni compran su voluntad, y unos más con propuestas coherentes y contundentes que mejorarán las condiciones de vida de los capitalinos.

Esa es la diferencia entre personajes que por enésima ocasión compiten por un cargo de elección, y que durante dos décadas han tenido secuestrada a la ciudad, disponiendo de los recursos públicos, de los impuestos que pagan los ciudadanos, para intentar mantener sus privilegios, y de quienes proponen un cambio de rumbo, un nuevo proyecto para la ciudad en el que se garanticen óptimas condiciones para un mayor bienestar con servicios públicos a la altura de las grandes transformaciones de esta nueva entidad.

Los profundos conflictos que enfrentan los habitantes de esta gran ciudad no resistirán más años de la demagogia y las ocurrencias de quienes la han gobernado privilegiando intereses grupales por encima de las añejas demandas de los ciudadanos.

El primer día de julio los capitalinos tendremos la oportunidad de ayudar a nuestra ciudad, de corregir los errores y las omisiones que han provocado autoridades irresponsables y sin el menor interés de garantizar el bienestar de todos sus habitantes.

@JanyROrtiz

 

Imprimir

Comentarios