Ciudad

Claudia usa a AMLO para brillar

Con la presencia del candidato de Morena a la Presidencia en sus eventos, el aumento de asistentes es evidente ◗ La exdelegada de Tlalpan retomó sus discursos para promover al político y garantizar que ganarán la Ciudad de México juntos

Hay una diferencia notable cuando Claudia Sheinbaum se ve acompañada por Andrés Manuel López Obrador en sus mítines: al menos 30 por ciento más de asistentes. También es evidente que en el ambiente impera la algarabía cuando el líder mesiánico entra en escena.

Crónica ha seguido los actos proselitistas de la candidata a la Jefatura de Gobierno por la alianza Juntos Haremos Historia, en los que ha estado rodeada de figuras como Martí Batres, Mario Delgado, así como de aspirantes a puestos de elección popular y en todos los eventos sólo hay una constante: Sheinbaum es una con AMLO y otra sin él.

Tomada de la mano de su mentor —cuando recorren cada rincón de los templetes o avanzan entre los tumultos de simpatizantes— ella se limita a sonreír y a alzar la mano, la que le queda libre, para saludar a sus seguidores.

Cuando inició su campaña, la exdelegada de Tlalpan mencionaba al menos una decena de veces en cada discurso a su mentor, pero después del primer debate organizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), Claudia Sheinbaum lo hace apenas tres o cuatro.

Eso cambia cuando el tabasqueño está presente en los actos; entonces se vuelve casi un mandamiento la mención del candidato presidencial y recordar las cualidades que, según su equipo, lo posicionan como el mejor aspirante.

CAMPAÑA. La tarde de ayer, durante un mitin en Iztacalco, la morenista no dudó en hacer énfasis en que Andrés Manuel ganará la presidencia y ella la Jefatura de Gobierno.

“Estoy muy contenta, muy entusiasmada porque no me cabe la menor duda de que vamos a ganar la Ciudad de México y el país y segundo porque está con nosotros el próximo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador; es un honor y un orgullo caminar las calles de la ciudad con Andrés Manuel”, comentó.

Debido a su mención, Claudia necesitó guardar silencio un par de segundos ya que la gente comenzó a gritar con fuerza “¡Obrador!, ¡Obrador!”, ella misma se vio obligada a corear el apellido ante el micrófono.

La candidata dio su discurso ante cientos de personas que mostraban pancartas con leyendas como “AMLO, hazme un hijo”, “Andrés, quiero ser parte de la 4ta transformación”, “Creo en ti, confío en ti, no nos defraudes. Yo soy AMLOver”.

Una vez más, el líder morenista pidió alzar las manos y lanzar una ovación a favor del partido, sostuvo las manos de sus compañeros y con una sonrisa en la cara, Martí Batres y Mario Delgado.

Mientras tanto los vecinos de Iztacalco mostraron mantas y pancartas haciendo alusión al candidato a la presidencia de la República, eran mínimas las que llevaban el nombre de Claudia Sheinbaum.

Entre las esquinas Sur 16 y Oriente 245, cientos de personas seguidoras del Peje llenaron una calle completa y como es de esperarse, los peluches con la imagen del tabasqueño destacaron entre la multitud.

Tras su llegada, Beatriz Olivares, actual diputada en la Asamblea Legislativa, coreó el nombre de la aspirante a jefa de Gobierno, sólo unas cuantas personas voltearon la cabeza para verla y unos cuantos corearon porras para Sheinbaum.

Sin embargo, al llegar el líder y fundador de Morena, las personas de la tercera edad olvidaron la desmañanada y el cansancio de estar de pie por una hora bajo el sol y sin pensarlo, al escuchar su nombre gritaron: ¡Obrador!, ¡Obrador!, ¡Obrador!, mientras agitaban sin cesar las banderas por AMLO.

“Córrele para que te tomes foto con él, lo abrazas y le das beso eh”, comentó una mujer a su hija de aproximadamente 8 años de edad.

Como es la costumbre, Claudia y Andrés Manuel caminaron juntos hacia el escenario mientras saludaban a la gente de beso, mano o con una selfie y aunque siempre pidieran más la presencia de Andrés Manuel, Sheinbaum no dejó ni un segundo a su impulsor.

Al subir al escenario, todos saludan sin parar a los candidatos, pero al momento de mencionar a Martí Batres, las personas aplauden y aluden al exdirigente de Morena en la Ciudad de México, incluso para Mario Delgado la respuesta de sus seguidores es de manera efusiva a diferencia de la que hacen para la candidata a la jefatura de gobierno. 

Al momento de estar juntos, AMLO no dudó un segundo y tomó la mano de Claudia, la alzó lo más alto que pudo, mientras que la encaminaba de un punto a otro del templete.

Claudia Sheinbaum, como hace en todos los eventos conjuntos, sonrió y se limitó a saludar con la mano libre.

Las calles se veían repletas de letreros de colores con leyendas como: “No mentir, No robar, No traicionar”, los cuales ya habían sido utilizados durante el fin de semana pasado durante la visita de Claudia en diferentes colonias de la misma demarcación.

Y tan sólo muy pocas mencionando a la candidata a la jefatura de gobierno, pues las demás decían: “AMLO 2018; arriba mi presidente”.

Imprimir