Culpan a hábitos de los padres de la obesidad de los hijos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 03 de Mayo, 2018

Culpan a hábitos de los padres de la obesidad de los hijos

En México no se toma agua, se toma refresco y eso es detonador de enfermedades graves, señala a Crónica el doctor José Garmilla ◗ Ocho de cada 10 mexicanos de 60 años renuncian a vivir sano porque creen que por su edad, enfermarse es normal, señala

Culpan a hábitos de los padres de la obesidad de los hijos | La Crónica de Hoy

El problema de la obesidad infantil en México es un problema de los padres, educativo y de modelaje de hábitos, dijo el doctor José Garmilla Espinosa, médico cirujano de la Comunidad Científica del Hospital ABC.

Dijo que en México no se toma agua, se toma refresco, y ese es el principal problema en la salud de los niños y adultos mexicanos, porque ese consumo responde a una educación alimenticia que se implementó para favorecer a la industria obesogénica.

La educación alimenticia va dirigida a una alimentación tóxica, generalmente al niño pequeño le dan su leche, sus papillas, pero conforme va creciendo empieza a descubrir el refresco, y ahí es dónde empieza el problema: ve que los papás toman refrescos, bebidas azucaradas, jugos industriales, pero sobre todo refrescos, y aunque los alimentos chatarra sí son un problema, lo son más las bebidas azucaradas, dijo el galeno.

En conversación con Crónica, dijo que una lata de Coca-Cola contiene una cuarta parte de las calorías totales en el consumo diario de una persona, y sobre todo de un niño.

Y ese es el problema, ya que  tan solo en una lata de refresco se come la cuarta parte de las calorías máximas diarias que un niño necesita, que oscilan entre las mil 200 y mil 300 dentro de hábitos sanos; pero si incluimos los refrescos, las papitas, las pizzas, y los jugos industrializados, los niños están tomando arriba de 3 mil calorías diarias.

El doctor Garmilla comentó que en una exhibición de hábitos alimenticios en el mundo, se mostró que una familia mexicana de 5 a 7 personas tiene los refrescos familiares de 2 litros formados. Se calcula que se toman 10 coca colas en una semana, es decir, 20 litros, que es una cantidad para enfermarse.

Educar a Padres. Para el cirujano especialista, la solución está en educar a papá y mamá, porque la evidencia de enfermedad nacional demuestra que no sabemos comer; el secreto para combatir la obesidad, es educar a los padres.

Primero que nada, dijo, es educar a la madre, porque ella es quien generalmente compra las cosas; y luego al padre para que no sea ejemplo de hábitos incorrectos, como tomar Coca-Cola o una cerveza, porque al niño se le antojará.

Un niño hace lo que ve en su casa, y si ve que el papá se toma 2 litros de Coca-Cola, y la mamá se toma otros dos, al niño le gustará porque, por otra parte, se trata de un refresco sabroso y el azúcar es adictiva. El azúcar es un suplemento; a veces, si la persona no tiene para comer, se toma la Cola-Cola y se le quita el hambre, pero también engorda, explica.

Fábrica de enfermos. Los niños con obesidad hoy, serán adultos con graves problemas mañana. El doctor Garmilla señaló que la prospección científica y conductual demuestra que un niño enfermo de obesidad tendrá problemas de condición física, de bullying en la escuela porque es el gordo, y a la larga será diabético cuando tenga 20 años, con toda la cadena de enfermedades que la diabetes detona.

A los 60 años, el joven que hoy está en obesidad, tendrá diabetes e infartos y no habrá sistema de salud pública que soporte esto, ni presupuesto familiar para solventarlo.

Y así están 8 de cada 10 mexicanos que a los 60 años inclusive ya están renunciando a vivir sanos, porque creen que es normal enfermarse a esa edad, pero no lo es; solo es una consecuencia de hábitos, e ingerir azúcar en exceso.

Los refrescos de dieta también son problema, porque aunque no tengan calorías, sí tienen edulcorantes y aditivos dañinos.

Hábitos Evitables. El doctor Garmilla explicó a Crónica que lo que más está matando hoy a los mexicanos son hábitos que se pueden evitar en un 100 por ciento.

Los hábitos sanos, dijo, te dan una mayor resistencia física a todas las enfermedades. Ves a estos mexicanos que se cuidan en maratones, andando en bicicleta, en el gimnasio; tú no ves a los obesos en bicicleta, ni tomando agua pura, porque les falta información correcta, añade.

Y a los que más debemos de cuidar son a los niños porque desde esta edad se construyen los obesos, que fueron niños que imitaron lo que vieron en su casa.

Imprimir