La CNDH reprueba al sistema penitenciario | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 03 de Mayo, 2018

La CNDH reprueba al sistema penitenciario

De acuerdo con el Diagnóstico Supervisión Penitenciaria 2017, los peores índices corresponden a estados donde el crimen se ha agravado: Nayarit, Guerrero, Tamaulipas, Hidalgo, Nuevo León, Quintana Roo, BCS, Zacatecas...

La CNDH reprueba al sistema penitenciario | La Crónica de Hoy

Sólo dos estados del país, Querétaro y Guanajuato, tienen centros penitenciarios funcionando con gobernabilidad y cumplen con las condiciones que marca la ley respecto a la estancia de los internos.

El resto del país está por debajo de lo aceptable, señaló el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017, elaborado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) presentado este miércoles.

Los peores índices reportados por la CNDH corresponden a los estados en donde se ha agravado la acción del crimen organizado: Nayarit, Guerrero, Tamaulipas, Hidalgo, Nuevo León, Quintana Roo, BCS, Zacatecas, Tabasco y Sinaloa.

De acuerdo con el documento explica que en los Centros de reclusión estatales se observó un pobre control en el ejercicio de las funciones de autoridad; en 71 centros, se encontraron deficientes condiciones del área médica; en 66 el problema principal se basó en el procedimiento para la imposición de sanciones disciplinarias; en 64 existieron condiciones de hacinamiento de los reclusos; en otras 51 encontraron deficiente calidad y distribución de los alimentos, así como en 46 se registró sobrepoblación respecto a la capacidad de las instalaciones.

El estudio se realizó en las 32 entidades del país, se visitaron 198 centros penitenciarios varoniles, femeniles y mixtos, de los cuales 113 centros son estatales, 20 federales, 3 militares y el resto municipales.

Los mejores calificados son las prisiones militares, pues la única situación recurrente detectada fue la falta de actividades laborales y la capacitación para el trabajo.

En 2017 los centros estatales recibieron una calificación de 6.27, que actualmente es de 6.30; las cárceles militares tuvieron una calificación de 7.95 y hoy tiene una calificación de 8.13, mientras que  las cárceles municipales tuvieron 3.90 y hoy tiene 3.99.

En los centros federales, en 16 de los 20 existentes persiste una insuficiencia de personal, en 14 concurre la carencia de actividades laborales y capacitación; problemas de atención a la salud y falta de personal médico; en 13 centros se observó insuficiencia de programas para la prevención de adicciones y desintoxicación.

A nivel nacional, sólo dos ceresos alcanzaron una calificación superior a 8, siendo Guanajuato y Querétaro, en tanto que 20 centros más se ubicaron entre 6 y 7.74 y 10 registraron calificaciones inferiores a 6, entre 5.59 y 4.15.

Cecilia Higuera

 

Sólo dos estado del país, Querétaro y Guanajuato, tienen centros penitenciarios funcionando con gobernabilidad y cumplen con las condiciones que marca la ley respecto a la estancia de los internos.

El resto del país está por debajo de lo aceptable, señaló el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017, elaborado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) presentado este miércoles.

Los peores índices reportados por la CNDH corresponden a los estados en donde se ha agravado la acción del crimen organizado: Nayarit, Guerrero, Tamaulipas, Hidalgo, Nuevo león, Quintana Roo, BCS, Zacatecas, Tabasco y Sinaloa.

De acuerdo con el documento explica que en los Centros de reclusión estatales se observó un pobre control en el ejercicio de las funciones de autoridad; en 71 centros, se encontraron deficientes condiciones del área médica; en 66 el problema principal se basó en el procedimiento para la imposición de sanciones disciplinarias; en 64 existieron condiciones de hacinamiento de los reclusos; en otras 51 encontraron deficiente calidad y distribución de los alimentos, así como en 46 se registró sobrepoblación respecto a la capacidad de las instalaciones.

El estudio se realizó en las 32 entidades del país, se visitaron 198 centros penitenciarios varoniles, femeniles y mixtos, de los cuales 113 centros son estatales, 20 federales, 3 militares y el resto municipales.

Los mejores calificados son las prisiones militares, pues la única situación recurrente detectada fue la falta de actividades laborales y la capacitación para el trabajo.

En 2017 los centros estatales recibieron una calificación de 6.27, que actualmente es de 6.30; las cárceles militares tuvieron una calificación de 7.95 y hoy tiene una calificación de 8.13, mientras que  las cárceles municipales tuvieron 3.90 y hoy tiene 3.99.

En los centros federales, en 16 de los 20 existentes persiste una insuficiencia de personal, en 14 concurre la carencia de actividades laborales y capacitación; problemas de atención a la salud y falta de personal médico; en 13 centros se observó insuficiencia de programas para la prevención de adicciones y desintoxicación.

A nivel nacional, sólo dos ceresos alcanzaron una calificación superior a 8, siendo Guanajuato y Querétaro, en tanto que 20 centros más se ubicaron entre 6 y 7.74 y 10 registraron calificaciones inferiores a 6, entre 5.59 y 4.15.

Imprimir