Mundo

ETA se rinde, pero no habrá perdón para los terroristas: Rajoy

“Puede anunciar su desaparición, pero no desaparecen sus crímenes ni la acción de la Justicia para perseguirlos y castigarlos. Que nadie se llame a engaño”

Las calles del País Vasco se van limpiando, poco a poco, de la propaganda etarra que predominó durante casi cuatro décadas.

El gobierno español subrayó ayer que ETA no encontrará “ningún resquicio para la impunidad” pese a los sucesivos mensajes sobre su disolución, a los que la organización separatista vasca sumó ayer un comunicado y un video en el que el líder de la banda terrorista Josu Ternera (huido de la justicia) anuncia oficialmente “el final de su trayectoria” y el “desmantelamiento” total “del conjunto de sus estructuras”.

Después de casi sesenta años de existencia, con más de 850 muertos a sus espaldas, ETA confirma así su disolución que en la práctica es un anunció de rendición, ya que desaparece sin haber conseguido ningún objetivo político y con casi 300 terroristas en cárceles de España y Francia (casi todos sus integrantes), gracias a la labor judicial y policial en ambos países durante los últimos años.

En su último mensaje, dado a conocer por el diario Berria y el portal Naiz.info, la organización terrorista señala que ha “ratificado” la propuesta de la dirección de “dar por concluidos el ciclo histórico y la función de la organización”, y por eso “da por concluida toda su actividad política”.

¿Alivio penitenciario?: No. “ETA puede anunciar su desaparición, pero no desaparecen sus crímenes ni la acción de la Justicia para perseguirlos y castigarlos”, subrayó el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, quien dio por zanjada cualquier posibilidad de un cambio en la política penitenciaria para propiciar un acercamiento de los presos de la banda terrorista a las cárceles del País Vvasco.

“La única política de futuro en materia antiterrorista, como siempre, es aplicar la ley, que para eso está. Y que nadie se llame a engaño”, dijo en referencia a unas declaraciones del presidente del Gobierno regional vasco, Íñigo Urkullu, en las que aseguraba que Rajoy “es sensible a un cambio en la política penitenciaria”.

La vieja reivindicación de ETA y su entorno de acercar a sus presos a las cárceles del País Vasco se coló ayer entre las numerosas reacciones a la disolución de la banda terrorista.

Entre ellas, la del líder del PSOE y expresidente vasco Patxi López, quien defendió el acercamiento de los presos etarras “sin calendario y con discreción”, aunque aclaró que su partido no instará al gobierno español a que lo haga.

Con ese acercamiento, precisó López, no se habla de “liberar a ninguno, se trata de acercarles a cárceles vascas”, y no sería una respuesta al anuncio de ETA sino “un acompañante” de la lucha antiterrorista.

Crímenes sin esclarecer. Para las víctimas del terrorismo el anuncio de disolución de ETA no es más que la constatación de su derrota, aunque la banda no la haya asumido ni se haya responsabilizado de su actividad criminal, que no debe quedar impune ni premiarse con el acercamiento de sus presos, dijeron varias asociaciones.

“Porque aún existen más de trescientos crímenes de ETA sin esclarecer, además de víctimas desaparecidas, la banda terrorista no puede encontrar ninguna vía para la impunidad de sus crímenes. Nada les debemos, nada les daremos”, señala la Fundación Víctimas del Terrorismo (FVT).

 

Imprimir