Deportes

Villanueva llega con el bat encendido a Monterrey

Con el ánimo al tope llega Christian Villanueva a la capital neolonesa, donde a partir de hoy será el único jugador mexicano que estará en el roster de los Padres de San Diego, cuando su equipo enfrente a Dodgers de Los Ángeles en la serie de tres partidos en el estadio de beisbol Monterrey.

El tercera base de los Padres tiene suficientes motivos para estar feliz, pues apenas el miércoles fue nombrado Novato del Mes en la Liga Nacional de las Grandes Ligas, en la que ya ha conectado nueve jonrones en la actual temporada

“Esto llega en un buen momento”, dijo Villanueva. “Me inspira poder jugar en México. Quiero continuar con este buen ritmo, ayudando a mi equipo y poniendo una buena actuación para todo el mundo en Monterrey”.

El jalisciense de 26 años que hace un año ni siquiera se imaginaba el escenario en que se encuentra bateó .321/.411/.692 durante marzo y abril. Terminó bien por encima de todos los otros novatos en los lideratos de WAR, y sus ocho jonrones antes del primero de mayo fueron la segunda mayor cantidad en la historia de la franquicia, sólo por detrás de su compatriota Adrián González, quien dio nueve vuelacercas en abril del 2009.

El primer día de mayo, Villanueva no perdió el tiempo y disparó un jonrón solitario la noche del martes para llegar a Monterrey con nueve en su cuenta.

“Él sabe que puede jugar a este nivel”, dijo el manager de los Padres, Andy Green. “Ahora es cuestión de mantener esa consistencia a lo largo de una temporada. Consistencia no significa que vaya a tener 1.200 de OPS todo el año. Pero él tiene la capacidad de ser un tercera base muy, muy productivo, y pienso que todo el mundo está viendo eso ahora”, sostuvo el manager en la  página oficial de la MLB.

Al iniciar la actual temporada Villanueva lo hizo como otra opción más en el banco de los Padres, pero muy pronto se afianzó rápidamente como el antesalista titular de San Diego. En el segundo juego en el que abrió en el lineup,  el  3 de abril ante Colorado, el mexicano se convirtió en el octavo jugador en la historia de los Padres que pega tres jonrones en un cotejo.

Tan sorprendido estaba que así se expresó en su momento, “yo no estaba esperando tanto (éxito) tan rápido, pero creo que no estoy satisfecho. Sólo iré día a día y seguiré trabajando”, así se lo ha aconsejado su mánager.

Villanueva llega a la serie entre San Diego y Los Ángeles en Monterrey con 1.051 de OPS y .667 de slugging. Y los Padres creen que su poder se mantendrá con el tiempo.

LLEGAR NO FUE FÁCIL. Para convertirse en uno de los mejores bateadores hoy en día, el mexicano ha recorrido un camino muy particular, pues tuvo que pasar ocho temporadas dando vuelta por las menores, hasta que pudo debutar en GL el pasado 18 de septiembre.

Antes hizo camino en las sucursales de Texas y Cachorros,  en el Invierno anduvo en Liga Mexicana del Pacífico con Yaquis de Ciudad Obregón y superó en esas instancias el centenar de cuadrangulares.

Aunque sus números eran buenos, por su posición le tocó siempre estar detrás de grandes peloteros como Adrián Beltré en Texas (supera los 3 mil imparables en GL).En Chicago compitió por un lugar junto a Kris Bryant (el Jugador Más Valioso en 2016 en la Liga Nacional).

“Solo espera la oportunidad, quizá me sentía bloqueado por (Adrián) Beltré, por Kris Bryant, pero ahora que tengo  la oportunidad no pienso desaprovecharla, estoy disfrutando cada día que vengo al campo a jugar”, dijo el tapatío.

En 2016 llegó a San Diego y tras sostener buenos números en El Paso, sucursal de Triple-A de la novena carmelita, le llegó la oportunidad soñada en septiembre del año pasado. En los últimos 12 juegos de la temporada regular, Villanueva disparó cuatro cuadrangulares y remolcó siete carreras, lo que le valió para estar en el entrenamiento primaveral con grandes proyecciones para este 2018.

“Después que se acabó la temporada, el manager y el gerente hablaron conmigo sobre la posibilidad de quedarme a vivir en San Diego”, dijo.

En el invierno trabajó en el aspecto físico junto a Matt Stairs y Mark McGwire para llegar en forma a Peoria en Arizona y ganarse un lugar con el equipo. Fue ahí en dónde hizo los ajustes que hoy lo tienen como uno de los bates más importantes de Padres.

“Yo suelo mover mucho el bate y me estaban ganando al principio con los pitcheos pegados, creo que me ha ayudado el no moverlo tanto”, añadió.

CON UN SON MUY MEXICANO. Cada que Villanueva toma un turno al bate, entre lanzamientos suena El Son de la Negra, en una ciudad  que se caracteriza por no tener a una cálida afición, pero a este ritmo San Diego empieza a ser conquistada por un mexicano.

“Me siento muy agradecido con la gente, me siento como en casa, por eso decidí poner esa música entre pitcheos, la gente me ha cobijado muy bien y estoy contento de jugar frente a ellos”.

El manager de Padres Andy Green reiteró, “tiene suficiente talento para hacer cosas impresionantes con un bate en la mano. Queremos que siga mejorando, y que no se sienta contento nada más porque tuvo un buen mes en las Grandes Ligas. Para probarse a uno mismo se necesita más que un mes sólido. Vamos a seguir retándolo y creyendo en él. Si sigue haciendo las cosas como las ha venido haciendo, y trabajando así de duro, le esperan cosas buenas en el futuro”.

De lo que les espera en la serie de Grandes Ligas en Monterrey este fin de semana, Villanueva dijo, “será algo muy emocionante. Los fanáticos mexicanos se divierten mucho y se meten en el juego de verdad. Como siempre digo, es una gran fiesta. Al final del día, el beisbol es un juego y uno tiene que divertirse” y él, es parte de la diversión.

Imprimir