El Hospital López Mateos del ISSSTE se convierte en “nodo mexicano” de investigación genómica | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 04 de Mayo, 2018

El Hospital López Mateos del ISSSTE se convierte en “nodo mexicano” de investigación genómica

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

El hospital regional Adolfo López Mateos, del ISSSTE, se ha convertido en el referente nacional de los estudios genómicos. Especialistas de otros países voltean a ver los avances logrados allí lo mismo para disminuir el riesgo de enfermedades cardiacas que para evitar que se detone el gen de la obesidad (presente en la raza mexicana) o permitir a pacientes de lupus llevar una mejor calidad de vida.

El director del López Mateos, Roberto Baños Tapia, resalta en entrevista con Crónica que este nosocomio es el único en el país que participa en congresos a nivel internacional en la materia: “en lo que se llama nodo mexicano del genoma humano”.

Muestra de ello, comparte, es que el próximo 26 de junio se realizará en Tequisquiapan, Querétaro, el Cuarto Congreso Internacional de Medicina Genómica. Asistirán investigadores de Minnesota, Harvard, Clínica Mayo, entre muchos otros participantes, incluidos los del López Mateos.

 El nivel de investigación alcanzado en este hospital, agrega el director, “nos permite acceder a todas las investigaciones que existen a nivel mundial y nosotros también publicamos ahí nuestras investigaciones; somos el único hospital del sector que está como representante de México”.

El doctor Baños Tapia fue designado director general del hospital hace tres años y medio. “Lo más significativo es que todo esto que hacemos es en beneficio de nuestros derechohabientes, quienes son la razón de ser de la institución”, señala.

En sus oficinas, hace una pausa a su apretada agenda de trabajo para platicar los logros alcanzados en el López Mateos.

Se muestra convencido de que debe haber una calidad en la atención a la derechohabiencia y enfatiza que toda atención sin innovación o sin investigación “se queda en una calidad que sólo puede mejorar procesos, pero no crea otros nuevos, y nosotros estamos creando conocimiento en beneficio del derechohabiente”.

“Estamos haciendo investigaciones”, abunda, “para que haya menos infartos, para que la obesidad no provoque síndrome metabólico, hígado graso y reducción de la expectativa de vida; trabajamos e investigamos para que las enfermedades genómicas que se llaman metabolopatías se reduzcan, para que la gente que tenga lupus viva más años y con una mejor calidad de vida”.

El presupuesto para investigación tiene fondos que ascienden a 10 millones de pesos. El doctor Roberto Baños subraya que el ISSSTE ha apoyado incondicionalmente a la dirección médica, “porque sin recursos no podríamos hacer todo lo que hemos venido desarrollando”.

Esos recursos han permitido, entre otras cosas, comprar un equipo muy sofisticado, capaz de leer 500 mil combinaciones diferentes del genoma humano “y sólo hay dos en América Latina: uno en Argentina y el otro aquí”.

El mejor equipo. Otra de las ventajas de generar conocimiento es que el hospital puede concursar en convocatorias del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología  o de la Secretaría de Salud para recibir recursos extraordinarios. “El año pasado obtuvimos dos millones de pesos del CONACyT y este año vamos por otros dos millones de ese mismo consejo”, señala Baños Tapia.

Otra ventana de oportunidad, es que muy probablemente —y ya con la autorización a través de la Fundación del ISSSTE— se pueda trabajar con las empresas farmacéuticas o empresas investigadoras interesadas en convenios. “No tienen lo que nosotros tenemos, como el equipo; incluso nos piden desde Estados Unidos y de México alianzas para maquilar material de genoma”.

Los beneficios de la medicina genómica son tan reales que en el Instituto Nacional de Nutrición son atendidos más de mil 200 pacientes con lupus eritematoso, cuya enfermedad está controlada y gracias a ello gozan de una gran calidad de vida, a diferencia de un paciente tratado con medicina tradicional.

Niños, corazones y genoma

Roberto Baños Tapia, director del López Mateos (en la foto), hace patente que un logro del hospital es contar con un área de cardiología pediátrica de primer nivel. En el 2014, recién designado director general, se enfrentó al grave problema de no tener la capacidad de atender a menores derechohabientes con cardiopatías congénitas. Muchos pacientes eran canalizados al Hospital 20 de Noviembre.

El año 2014 fue particularmente difícil, confiesa, porque 54 niños no pudieron ser operados por la saturación. Una de las primeras decisiones que tomó como director  fue dar los primeros pasos para contar con un área de cardiología pediátrica con especialistas de primer nivel.

Ahora el hospital López Mateos dejó de canalizar a sus pacientes al Hospital 20 de Noviembre... por el contrario, ahora derechohabientes vienen desde ese hospital de ser necesario.

Se cuenta son especialistas cardiólogos a corazón abierto y hay atención a pacientes menores de edad que van desde recién nacidos hasta los 17 años. En ellos se practican (cuando el caso lo permite) cateterismos que permiten una pronta recuperación por su mínima invasión.

Imprimir