Josu Ternera

El jefe de la banda terrorista vasca ETA fue el encargado, desde la clandestinidad, de hacer ayer el anuncio histórico que todos estábamos esperando: la disolución definitiva de la organización armada que, en su fantasía criminal, creyó que algún día podría lograr separarse de España mediante el terror de las pistolas y de las bombas. Se acaban así 60 años de terrorismo que dejó un saldo de casi 900 muertos, entre ellos una veintena de niños, y la mayoría de los etarras cumpliendo largas condenas en cárceles de España y Francia.

 

Imprimir

Comentarios