Mundo

Trump ignora ayudar a Puerto Rico; lo considera un estado de segunda

En el olvido. Al cumplirse casi siete meses y medio de los huracanes, Harvey, en Texas y María, en la llamada Isla del encanto, FEMA — encargada de ayuda en desastres naturales—ha enviado fondos federales para más de una docena de proyectos de reparación de escuelas y carreteras en el estado petrolero, pero hasta ahora no ha financiado un solo proyecto de trabajo permanente en Puerto Rico.

Al cumplirse casi siete meses y medio del paso del huracán María por Puerto Rico (20 de septiembre de 2017), fenómeno que cobró 64 vidas, que causó devastación en la llamada Isla del encanto, con la destrucción de más de 80 mil casas y daños a 300 mil más, entre sus habitantes reina aún el temor, principalmente en zonas rurales y montañosas, donde más de 200 mil personas viven en albergues improvisados al no contar con un hogar ni servicios básicos. La ayuda gubernamental está estancada, toda vez que la administración estadunidense de Donald Trump ha marcado su distancia con los puertorriqueños, ya que considera que este estado que depende de Washington, es una entidad de segunda clase que no entra en la lista de sus prioridades de atención, destacan reportes de los periódicos estadunidenses El Nuevo Herald, Politico y The New York Times, así como el puertorriqueño El Nuevo Día y las cadenas CNN y Telemundo.

Información de El Nuevo Herald y del The New York Times refiere que para Trump, Puerto Rico, que es un Estado Libre Asociado a EU, está fuera de su agenda de prioridades inmediatas en ayuda, ya que hay otros asuntos de mayor gravedad que necesitan toda la atención del jefe de la Casa Blanca como son la desnuclearización de Corea del Norte y su encuentro con Kim Jong-un, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) —con México y Canada—, las divergencias comerciales de EU con China, el polémico muro en la frontera con México, la investigación de la injerencia rusa en las elecciones presidenciales del 2016 y el combate al terrorismo en Siria.

PRIORIDADES. Aunque Trump ha puesto sobre la mesa su agenda y casos de atención prioritaria, los desastres por fenómenos naturales no han sido ajenos a la atención del mandatario estadunidense, pero sí ha mostrado mayor atención a tragedias que han ocurrido en EU como fueron el paso de los huracanes Harvey en Texas e Irma en Florida, donde su gobierno trató de acelerar la ayuda, mas no se mostró la misma atención con los damnificados de María en Puerto Rico.

De acuerdo con el periódico puertorriqueño El Nuevo Día, Trump se hizo presente en Texas ochos días después del paso de Harvey que azotó la entidad el 17 de agosto del 2017, y cinco días después de que Irma golpeara Florida el 30 de agosto de ese mismo año también acudió, mientras que la visita obligada del exmagnate a Puerto Rico, por presión de los republicanos en el Congreso tras el paso de María tardó 14 días, tomando en cuenta que los daños fueron superiores y más devastadores que los causados por los otros dos fenómenos.

Medios estadunidenses como las cadenas CNN, Univisión y Telemundo, así como el periódico The Washington Post, consideraron de discriminatoria la actitud indiferente de Trump frente a esta tragedia de los puertorriqueños.

MARGINAL. La prensa estadunidense no sólo ha puesto en evidencia la marginal ayuda enviada por el gobierno de Trump para tratar de ayudar resolver en Puerto Rico las necesidades básicas y la infraestructura esencial como agua y electricidad, sino que ha resaltado el protagonismo de showman como es considerado el mandatario, toda vez que aún sigue presente el día que el presidente estadunidense finalmente se dignó a visitar la isla (3 de octubre del 2017) y como si se tratara de un programa de concursos como el de “el que lo atrape, gana”, ofendió a cientos de damnificados al arrojar servilletas y toallas de papel a la multitud para que los agarraran.

Autoridades puertorriqueñas señalaron a medios estadunidenses que de los 6 mil millones de dólares prometidos por el gobierno de Donald Trump para la reconstrucción, principalmente para hospitales, escuelas, guarderías, reactivación del suministro de agua potable e infraestructura, ese dinero que llega a cuentagotas, lo que ha frenado en más de la mitad la normalización de las actividades laborales, comerciales y escolares en la isla.

Funcionarios puertorriqueños refieren que la administración estadunidense ha olvidado a Puerto Rico y a sus habitantes, porque no los consideran ciudadanos de su país por no tener voto en el Congreso ni en las elecciones presidenciales. A esto, se suma que Washington acusa a las autoridades puertorriqueñas de ser corruptas y de tener una mala gestión de los recursos federales que EU les destina.

COMPARACIÓN. Un reporte del periódico estadunidense Politico en su página electrónica, comparó la prontitud en la ayuda económica y asistencia en los casos de los huracanes que golpearon Texas y Puerto Rico y concluyó que la isla, en comparación con el estado petrolero, es marginada por el gobierno de Trump.

De acuerdo con el informe de Politico, la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) —encargada de ayuda en desastres naturales— a los nueve días del paso de Harvey por Texas ya había autorizado 141 mil millones de dólares en asistencia para las víctimas, mientras que para Puerto Rico, tras el azote de María, apenas aprobó 6 mil millones de 23 mil millones solicitados.

El reporte señala que nueve días después de cada uno de los huracanes, FEMA entregó 5.1 millones de cajas de alimentos a Houston, y solo 1.6 millones a Puerto Rico.

Nueve días después de cada uno de los ciclones, Washington ordenó el envío de 30 mil trabajadores a Houston para levantar viviendas y reparar suministros de agua y luz y sólo envió 10 mil a Puerto Rico.

Politico señala que 78 días después del paso de Harvey y María , FEMA autorizó el 39 por ciento de las solicitudes federales de víctimas del huracán en Texas, y sólo 28 por ciento de damnificados del ciclón en Puerto Rico.

LETARGO. Al cumplirse casi siete meses y medio de los dos huracanes, Harvey y María , FEMA ha enviado fondos federales para más de una docena de proyectos de reparación de escuelas y carreteras en Texas, pero hasta ahora no ha financiado un solo proyecto de trabajo permanente en Puerto Rico.

El gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, estima que los daños que dejó María  superan los 94 mil millones de dólares, pero el FEMA autorizó sólo 23 mil millones de ayuda, de los cuales sólo 6 mil millones tendrían carácter de entrega prioritaria, pero este dinero ha estado llegando a cuentagotas, lo que ha frenado los trabajos de reparación de daños en viviendas, restablecimiento total de la electricidad y del suministro de agua potable.

El gobernante puertorriqueño reportó también que a raíz de la devastación causada por María , al menos 190 mil personas dejaron el país entre septiembre y noviembre del 2017. Asimismo, refirió que desde enero pasado a la fecha cientos de puertorriqueños han emigrado a Florida al no haber trabajo suficiente.

El huracán María , la tormenta más poderosa que ha golpeado Puerto Rico en casi 90 años, dejó 64 muertos, un escenario de destrucción en toda la isla con inundaciones, daños a viviendas y un corte de electricidad en toda la isla y cuya recuperación total podría tardar décadas, según estimaciones de especialistas de la ONU en desastres naturales.

 

 

Imprimir