La Esquina

La Esquina

La tolerancia es indispensable para defender nuestras convicciones políticas. La victoria verdadera debe coronarse con  la convivencia posterior a la fuerza derrotada; es inherente la colaboración entre los vencedores y quienes han resultado –esta vez– derrotados. Cuando esto se logra, queda demostrada la salud de la democracia y también la de los políticos que la conforman.

Imprimir

Comentarios