Bienestar

Control del asma; del mito a la realidad

Los mitos y falsas creencias en torno a la enfermedad son barreras que dificultan su atención adecuada, teniendo un enorme impacto en la salud y calidad de vida de los niños, adolescentes y adultos que la padecen

Enfermedad crónica y reversible que dificulta la respiración

El asma es una enfermedad crónica, reversible, caracterizada por que quien la padece presenta dificultad para respirar , afecta a adultos, jóvenes, y en especial a niños, donde 4 de cada 10 casos no están controlados sea por un diagnóstico o tratamiento inadecuado,  falta de adherencia al tratamiento, carencia de educación sobre auto-cuidado, inadecuada técnica del uso del tratamiento inhalado; o bien, por los mitos y las falsas creencias en torno a este padecimiento que obstaculizan su atención adecuada, ocasionando un impacto negativo en quienes la sufren.

En el marco del 50 Congreso Nacional de Pediatría, organizado por la Confederación Nacional de Pediatría de México (CONAPEME), en la ciudad de Acapulco, Guerrero, destacados expertos nacionales y extranjeros se reunieron para abordar los principales temas de salud y enfermedades que preocupan al gremio durante la consulta médica y en los servicios de alta especialidad, siendo el asma uno de las enfermedades respiratorias de mayor relevancia en el país.

De acuerdo con la Dra. Mercedes Yance Valenzuela, médico adscrita del Servicio de Neumología Pediátrica del Hospital  Star Médica Infantil Privado y Ex jefa del Departamento de Neumología Pediátrica y Terapia Respiratoria de la misma institución, “el asma es una enfermedad  crónica de los pulmones que inflama y estrecha las vías respiratorias, afectando de manera importante la calidad de vida de quien lo padece. Un caso de asma mal controlado puede incrementar las probabilidades de pérdida acelerada de la función pulmonar y  exacerbaciones (crisis o ataques) que  al traducirse en inversión, representan un gasto superior al 15% del ingreso familiar y son el principal motivo de urgencias médicas, hospitalización, ausentismo escolar y muerte prematura”.

Explicó que las exacerbaciones, conocidas como la agudización o empeoramiento progresivo de alguno o de todos los síntomas relacionados con el asma (disnea o falta de aire, tos, sibilancias y opresión torácica), pueden ser originadas por diversos factores desencadenantes, entre ellos humo del tabaco, aire frío, alergias, irritantes, contaminación del aire, infecciones y emociones fuertes (risa, llanto, enojo). Sin embargo, también se pueden presentar en casos de asma de difícil control, caracterizada por la persistencia de los síntomas aun cuando el paciente está en tratamiento de acuerdo a su condición de salud.

La neumóloga-pediatra indicó que la actual Guía GINA (Global Initiative for Asthma) establece que el asma está bien controlada cuando no existen síntomas, exacerbaciones, necesidad de emplear medicación de rescate, restricciones de la actividad física habitual y la función pulmonar se encuentra estable. En tanto, el asma de difícil control suele ser una condición muy grave, de riesgo, inestable, dependiente de corticoides o resistente a los mismos, por lo que el afectado requerirá estrategias terapéuticas complementarias que ayuden al paciente a mejorar su salud y calidad de vida.

Al respecto expuso que en 2016 se incorporó a las Guías Internacionales GINA y a las Guías Mexicanas de Asma (GUIMA 2017) el uso del tiotropio, broncodilatador anticolinérgico de acción prolongada (LAMA) para el tratamiento de mantenimiento en adultos y adolescentes con asma de difícil control y, debido a la evidencia clínica de seguridad y eficacia en escolares, recientemente fue aprobado por las principales autoridades sanitarias a nivel mundial, entre ellas la FDA de Estados Unidos, EMA de la Unión Europea y la COFEPRIS en México, para niños mayores de 6 años de edad.

El Dr. Vicente Plaza, Director del Servicio de Neumología del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona, España, dijo que hace una década no se recomendaba el manejo de anticolinérgicos en la atención del asma. Pero, al ser el tiotropio el medicamento de mayor experiencia clínica (alrededor de 20 años) y prescripción debido a que reduce las exacerbaciones y mejora significativa la función pulmonar en personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), se abrieron nuevos enfoques y se decidió añadirlo, después de demostrar evidencia clínica de eficacia, seguridad y tolerabilidad, al tratamiento estándar con corticoides inhalados o un agonista ßeta2 de acción prolongada (LABA), independientemente del perfil del paciente.

El también delegado español de las Guías Internacionales GINA comentó que, adicional a los beneficios que otorga este broncodilatador, el medicamento se administra con un dispositivo inhalador de última generación (Respimat®), fruto de la investigación de Boehringer Ingelheim, que, al ser muy fácil de utilizar, especialmente por los pequeños, contribuye a la adherencia terapéutica. Sin producir ningún daño a la capa de ozono, este inhalador genera una nube de suave dispersión que se absorbe de manera lenta llegando directamente a los pulmones, lo que facilita la respiración y hace que el paciente pueda reintegrarse de inmediato a sus actividades cotidianas.

El Dr. Vicente Plaza recordó que el asma es una de las causas más comunes de ausentismo escolar y depresión en infantes. Por eso, además de un diagnóstico oportuno, el objetivo del tiotropio es que los pequeños puedan llevar una vida normal. En este sentido, hizo hincapié en que la educación para el auto-control es fundamental en el éxito del tratamiento, lo que implica que tanto los padres de familia como los maestros conozcan la enfermedad, aprendan a tomar decisiones compartidas con su médico y, sobre todo, erradiquen mitos y falsas creencias que dificultan su atención:

1.       El asma es contagiosa: Falso. El asma Es una  enfermedad crónica Se genera por una respuesta errónea de las defensas frente a sustancias que no deberían provocar ninguna reacción inflamatoria. Como no interviene ningún virus o bacteria, no es contagiosa. Existen factores genéticos y ambientales que interactúan para que se desarrolle: predisposición hereditaria a presentar alergias, antecedentes familiares (padre o madre asmáticos), contacto con alérgenos que se transportan por el aire (ácaros, hongos, polen, etc.), exposición a infecciones virales o a irritantes como el humo del tabaco; incluso, tener sobrepeso u obesidad.

2.       El asma se cura con la edad. Falso. Esta condición se mantiene de por vida, aunque existen casos en los que gracias al diagnóstico y tratamiento oportuno los síntomas disminuyen.

3.       El medicamento sólo se debe usar cuando se tiene una crisis. Falso. El asma es una enfermedad crónica, lo que se traduce en la necesidad de estar bajo un tratamiento continuo. Utilizar sólo medicamento de emergencia ocasionará que las exacerbaciones se presenten con mayor frecuencia y exista un deterioro de la función pulmonar.

4.       El asma y el ejercicio no son compatibles. Falso. Los pacientes que ya están siendo tratados con medicamentos innovadores como tiotropio y tienen una adecuada adherencia pueden y deben realizar ejercicio o practicar deportes. La actividad física mejora la respiración y fortalece el ánimo del paciente.

5.       Los remedios naturistas son buenos para el asma. Falso. No existen remedios naturales que cuenten con un respaldo clínico o científico, por lo que se debe evitar su administración.

 Finalmente, los expertos resaltaron que eventos como el Congreso Nacional de Pediatría, donde se reúnen alrededor de 7,000 especialistas nacionales y extranjeros, promueven el intercambio de experiencias, conocimiento y casos de éxito que impulsan mejores prácticas en el tratamiento y control de enfermedades, además de fortalecer las acciones coordinadas entre industria, comunidad médica, sociedad y gobierno, fundamentales para que las 300 millones de personas que viven con asma en el mundo tengan a su alcance nuevas terapias que reduzcan la carga económica y social que representa para ellos y sus familias. En este sentido, Boehringer Ingelheim, se compromete a seguir brindando terapias de última generación para mejorar la vida de los pacientes.

Imprimir