AMLO no está solo: hay pandemia populista

Leopoldo Mendívil

A TODOS LOS LECTORES:

+En la faz de la Tierra no hay

ninguna guerra más atroz

que la pandemia del sida.

Colin Powell

 

A toda acción corresponde una reacción es, quizá, la frase más universal que existe en todos los idiomas y todos los países; y es la más extensa en los alcances y las consecuencias que vincula.

 

También podría ser  la lideresa de todas las pandemias de la historia.

Pero cuidado con ella y sus significados, porque si llega a conjuntar a todas las fuerzas que la siguen, podrían acabarse al planeta…

Por lo pronto, estamos presenciando ya lo que tanto se intentó prevenir, desde éste y otros espacios, sobre los excesos que cada día crecen contra la paz y la seguridad mexicanas, así que centrémonos en nuestro problema, que podríamos comparar con otros rincones latinoamericanos a partir de los cuales hace algunos años todo mundo usaba  la frase de que el gran problema era como salir de Guatemala sin caer en Guatepeor...

Todo se originó cuando a poco de concluir su gobierno, José López Portillo consolidó el proceso populista iniciado por su antecesor, Luis Echeverría, contra el desarrollo estabilizador, a pesar de que éste logró un notable crecimiento del país durante los tres gobiernos revolucionarios anteriores.

Aquellos pasos populistas mexicanos fueron los últimos taconazos de esa misma índole que nació en la década de los 30 y andando los años adoptó el nombre de neoliberalismo, que se fue distorsionando hasta culminar con la gran crisis financiera del 2008, la cúspide del proceso de posicionamiento de la clase capitalista por encima

Pero en seguimiento de la corriente mundial, en México también comenzó a crecer, pero lejos de los criterios priistas que habían enarbolado  Echeverría y López Portillo, la nueva ola populista que prácticamente se le dejó en exclusiva a su integrador, Andrés Manuel López Obrador, quien con relativa facilidad hizo crecer su Felipe Calderón y en la actualidad contaría fácilmente con una plataforma integrada con el 40 por ciento de la votación nacional, en su mayoría gente de la más pobre e iletrada del país.

Se habla en forma constante sobre una tendencia obradorista que lo impulsaría a hacer, si gana la Presidencia, causa común con Venezuela, cosa que no se descarta pero, como les comentaré mañana, el movimiento izquierdista, populista, nacionalista se encuentra en pleno proceso de crecimiento a nivel global; un  populismo que ha sido adoptado incluso por algunas de las principales potencias económicas y militares del planeta, de manera que ha dejado de ser el movimiento político de los pobres y los desheredados y ya incluso ocupa varios lugares en la mesa de la “nueva guerra fría” mundial.

Así que si los contendientes de AMLO no agudizan sus armas, sus discursos y la populización de sus partidos, que se vayan acostumbrando a la idea de que muy en breve su tren de trabajo disminuirá sensiblemente, junto con su visión del panorama político nacional, que no podrán observar desde muy lejos de la banca que les sea designada el próximo primer domingo de julio…

 

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Imprimir

Comentarios