La Esquina

Efectivamente, las reformas estructurales que cuajó este gobierno no tienen un objetivo clientelar. Por lo mismo no son apreciadas en toda su magnitud. Tampoco se pueden revertir tan fácilmente. Pero estas reformas sí son el cimiento para que en el mediano plazo México sea un país moderno. Ojalá que quien gane el 1 de julio dé el paso para completar los cambios y no busque el aplauso fácil intentando tirarlas.

 

Imprimir

Comentarios