Camero Ocampo

La rectitud de nuestras autoridades es tema central de la agenda nacional. Es indispensable que quienes ostentan puesto de primera importancia (y que incluso aspiran a otros superiores) se conduzcan con transparencia y apegados hasta en lo más nimio a las normas que nos rigen. Uno de los temas que ha destacado recientemente es el manejo de las propiedades que logran quienes se ganan un sueldo proveniente de las arcas públicas. Tan sencillo como que todo, en esos casos, debe ser impecable.

 

Imprimir

Comentarios