El Yunque también vota por AMLO - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 07 de Mayo, 2018
El Yunque también vota por AMLO | La Crónica de Hoy

El Yunque también vota por AMLO

Juan Manuel Asai

La extrema derecha encontró acomodo en el Movimiento de Regeneración Nacional, el partido creado por López Obrador para acceder a la Presidencia de la República. Se confirma así la disolución de las ideologías en el ácido del pragmatismo político. Lo prioritario, casi único, son los votos.

Todos los simpatizantes de Morena están de acuerdo en dejar las contradicciones para después. Que un partido en el que militan buena parte de los políticos autodenominados de izquierda sea al mismo tiempo refugio de la ultraderecha no parece ser importante. 

No existe en esta elección una agenda de izquierda, progresista. Hay un vacío que nadie está interesado en llenar. Todos se arrimaron a la derecha, comenzando por el tabasqueño que es candidato presidencial del Partido Encuentro Social, que representa la visión del mundo de los pastores cristianos, uno de los cuales es el propio AMLO, y ahora, en una decisión por demás incómoda, nombró a Manuel Espino, vinculado a la Organización Nacional El Yunque, como su enlace con los organismos de la sociedad civil.

El PES y el Yunque se alejaron del PAN, su hábitat natural, porque Acción Nacional es aliado del Partido de la Revolución Democrática, el partido que promovió, al menos en la CDMX, el matrimonio igualitario y el derecho a decidir. Cosa de locos. Como se trata de una organización clandestina, se sabe poco del Yunque. Dicen que surgió en el marco de la guerra fría como una organización anticomunista, antisemita y ultracatólica con seguidores en estados como Guanajuato, Jalisco y Querétaro. El problema real que enfrenta la población, en particular las mujeres, es que en un eventual gobierno de López Obrador, cada vez más probable, se meta reversa en derechos ganados y se tengan que volver a dar batallas que se creían ganadas de manera definitiva.

Narcos-Empresarios. López Obrador trata mejor a los narcos que a los empresarios. A los primeros les ha abierto las puertas de la amnistía. También los ha convocado a negociar, con café, galletitas, mullidos sillones y amables edecanes.  Para ellos  hay paz y amor. A los empresarios los ha zarandeado a más no poder. Los calificó de minoría rapaz que se ha apropiado del gobierno. No deja de ser extraño. Algunos observadores perspicaces dicen que al final del día los jefes de la mafia también son empresarios, sólo que ellos hacen negocios con el dedo en el gatillo.

Son animales depredadores para quienes la vida humana, su dignidad, son obstáculos que deben brincarse para hacer los mejores negocios. Los jefes narcos tienen negocios en los que lavan su dinero sucio para sacarlo rechinando de limpio. A estas alturas de la campaña los empresarios pasaron de la preocupación al enojo. Cada vez que hablan de la posibilidad de que AMLO gane crispan los puños. Los empresarios más importantes han decidido hacer una pausa en sus planes de inversión para ver de qué lado soplará el viento.

Al día siguiente. El PRI quiere relanzar la campaña de Meade como parte de una estrategia de mediano plazo para evitar que el partido colapse el 2 de julio. Sus integrantes más experimentados dicen que perder la Presidencia no tiene por qué ser el fin del partido si gana algunos estados y tiene fracciones importantes en ambas cámaras y también si mejora su presencia en la Ciudad de México. En el escenario post elecciones, de regreso a la oposición, se perfilan dos hombres fuertes para darle continuidad al partido y buscar revancha: Alfredo del Mazo en el Edomex y Mikel Arriola en la CDMX.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios