Academia

Piden a jóvenes proponer soluciones científicas para el México del año 2030

EL FCCyT lanzó la convocatoria para la quinta edición del concurso Vive conCiencia. Los temas son Hambre cero, Agua limpia y Educación con calidad, entre otros

El Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) presentó ayer la convocatoria para que jóvenes universitarios propongan soluciones científicas a problemas del país en 10 temas que corresponden a los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS), 2030 de la Organización de Naciones Unidas.

El concurso, llamado Vive conCiencia 5.0 “Transforma, haz realidad tus sueños”, inicia su quinta edición. Anteriormente han participado en éste 9 mil jóvenes de 250 instituciones educativas, públicas y privadas. Cada uno de los equipos ganadores recibe un premio de 50 mil pesos y el apoyo de academia, gobierno e industria para materializar las soluciones que ofrecen en temas como Hambre cero, Agua limpia y Educación con calidad.

El diseño de esta competencia aspira a que los jóvenes presenten ideas de solución en 10 grandes temas: Acción por el clima; Agua limpia y saneamiento; Educación de calidad; Energía limpia y asequible; Hambre cero; Industria, innovación e infraestructura; Reducción de desigualdades; Salud mental; Salud y bienestar; y Vida de ecosistemas terrestres.

“Más que un concurso es una incitación a que los jóvenes hagan uso del conocimiento para atender los problemas en sus comunidades y utilicen la ciencia y la tecnología de la manera más imaginativa que puedan, y puedan atender problemas que muchos de ellos son ancestrales en nuestro país como la pobreza, la desigualdad, la falta de empleo que se ha agudizado muchísimo en los últimos tiempos, el acceso a la educación y los problemas derivados del cambio climático, que están generando una serie de desastres en México y el mundo”, explicó el doctor José Franco, coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

La primera edición de Vive conCiencia fue resultado de la implementación en 2012 de la Agenda Ciudadana de CTI, por lo que en las cuatro ediciones anteriores, los retos correspondían con los planteados en ese ejercicio de participación ciudadana.

Para la edición 5.0 se retoma la metodología propuesta por la Organización de las Naciones Unidas en su Agenda rumbo al 2030 a través de los ODS. Lo anterior, para ampliar la visión de los retos y brindar a los participantes una perspectiva más amplia sobre problemas que están interconectados global y localmente.

“Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son una agenda muy poderosa, intersectorial que comprende distintas dimensiones tanto en el plano económico, social y medioambiental; es momento de pensar en estos objetivos como una agenda de Estado, es una de las tareas cruciales que hoy tenemos y que no solamente debemos dejar en manos del gobierno o el sector privado sino que todos tenemos que ayudar en este cambio”, comentó Alfredo Camhaji, asesor de la coordinación general del Foro Consultivo.

Uno de los puntos medulares del Vive conCiencia es que los jóvenes ofrezcan soluciones —con la asesoría de sus profesores— a los problemas que detectan en sus comunidades.

En las cuatro ediciones de este concurso, más de 9 mil 100 participantes, 3 mil 151 propuestas y 250 instituciones participantes en las 32 entidades de la República Mexicana. Los proyectos son evaluados por 800 académicos e investigadores del país, detalló Laura Villavicencio, coordinadora general del concurso en el que participan 40 socios estratégicos, como instituciones de educación superior, asociaciones civiles y empresas.

“En cuatro años, el Vive conCiencia ha tenido influencia en varios concursos que organizan los socios, por ejemplo, el Premio Santander agregó temas de innovación social; el Tecnológico Nacional de México incluyó en su concurso interno nacional temas de impacto social; el Fondo de Cultura Económica ha encontrado un espacio importante para difundir su concurso Leamos Ciencia para Todos y el Programa Delfín para ofrecer a los estudiantes una alternativa más de participación. Ahora nos quedan los ODS, lo que nos confirma que vamos por el lugar correcto que es identificar proyectos que mejoren la calidad de vida de los mexicanos”, señaló la maestra Villavicencio.

Imprimir