Cultura

Cuatro miembros de la Academia Sueca confirman su salida de la institución

La Academia Sueca informó ayer que son ya cuatro los miembros que renunciaron a su puesto a raíz del escándalo de filtraciones y supuestos abusos sexuales que provocó una crisis histórica en esta institución y el aplazamiento a 2019 de la concesión del Nobel de Literatura de este año.

A las renuncias ya conocidas de Klas Östergren y Sara Stridsberg se suman desde ayer las de Lotta Lotass y Kerstin Ekman, que —como los dos primeros— confirmaron por escrito su deseo de dejar definitivamente la institución.

Queda por saber qué ocurrirá con los otros cuatro académicos que también mostraron en un primer momento su deseo de abandonar la institución una vez se destapó el escándalo, pero que aún no han expresado esta decisión por escrito, tal y como se los pidió la Academia Sueca para oficializar su salida.

La academia dio plazo hasta septiembre a estos cuatro académicos para que confirmen por escrito si su renuncia es definitiva, y pretende elegir a sus sustitutos antes de finales de año.

La salida de miembros de la academia era hasta hace poco simbólica, ya que la membresía era vitalicia, pero a raíz de esta crisis el rey Carlos XVI Gustavo, su máximo protector, impulsó una reforma de los estatutos para permitir las renuncias voluntarias y sus correspondientes reemplazos.

El escándalo estalló en noviembre pasado, cuando un diario publicó la denuncia anónima de 18 mujeres por abusos y vejaciones contra el artista Jean-Claude Arnault, vinculado a la academia a través de su club literario y esposo de una de sus miembros, Katarina Frostenson.

La institución decidió el viernes, por primera vez en siete décadas, no otorgar el Nobel y aplazar el fallo, lo que implica que el próximo año se otorgarán dos premios, el de 2018 y el de 2019.

Imprimir