Hell and Heaven: la estafa del festival - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 08 de Mayo, 2018
Hell and Heaven: la estafa del festival | La Crónica de Hoy

Hell and Heaven: la estafa del festival

Wendy Garrido Granada

¿Qué diablos está sucediendo con los festivales musicales y conciertos que cada vez son mucho más caros,  con precios que han aumentado casi el 100%, cada año se venden con más antelación,  tienen más fases de preventa que fases la Luna, más zonas preferentes y exclusivas y cuyos alimentos y bebidas cuestan más del triple?

Uno de los casos es el festival Corona Hell and Heaven. No conozco otro festival que venda toda la parte de enfrente como zona preferencial. Lo he visto en conciertos, es muy común que lo dividan por zonas, pero en un festival, nunca.  He ido a varios festivales musicales en México y Estados Unidos y la entrada es de forma general, aunque existen zonas VIP, siempre están al lado de los escenarios principales o en zonas estratégicas, no ocupando toda la parte frontal.

El Corona Hell and Heaven es la excepción. Mañosamente cobra lo doble por estar hasta en frente. No lo sabía y lo descubrí de la peor forma. Esperé 15 años para ver y escuchar a L7, una de las bandas punk-rock que marcaron mi adolescencia y mi relación con la música. El grupo, conformado por puras mujeres, estuvo relacionado con el movimiento Grunge y el feminismo. Hace tres años anunciaron su regreso y una gira mundial. Por fin, tocaron en México y lo hicieron el día sábado en el festival. Tuve que verlas a más metros de lo que pensé.

Es una muy mala jugada del capitalismo más salvaje hacer tantas zonas distintas para que los asistentes cada vez paguen más. El monopolio de Ocesa en la producción y organización de los eventos musicales, deportivos y culturales está ocasionando que opere sin ninguna regla, sin ningún control. Ellos son los que deciden las zonas, las formas de preventa, aumentando los costos sin ninguna regulación por parte del Estado y de la Defensa del consumidor.

Por ejemplo, el festival Corona Hell and Heaven 2018 tuvo 5 fases de preventa en sus pases para dos días. En la entrada general,  la primera fase costó 1,100 y en la quinta terminó en 1,900. Mientras que, en su zona preferente comenzó con 2 mil pesos y terminó en 3,100 pesos. En su zona más exclusiva comenzó con 3 mil y terminó en 4,600. Aparte vendió boletos por día en tres fases distintas.

El día sábado el audio en el festival fue malísimo. Durante el turno de Marilyn Manson el sonido se escuchó tan mal que el cantante interrumpió varias veces su presentación para quejarse con los organizadores. La música y su voz no se escuchaban. Los asistentes comenzaron a chiflar y gritar para que subieran el nivel del audio, pero nunca sucedió. Marilyn Manson terminó 10 minutos antes por las fallas técnicas.

Lo mismo sucedió con la presentación de Megadeth y  Judas Priest, por momentos se arreglaba el problema técnico y regresaba. En una parte de Tenacious D el nivel del sonido también bajó. Si estás en un festival sobre todo de punk y metal lo que quieres es que la música te haga vibrar y gritar de la emoción, no chiflar por decepción.

En las redes sociales los usuarios se han quejado de las fallas técnicas, de los costos excesivos por alimentos y bebidas y de la zona preferente que ocupa todo el frente, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) debería atender más este tipo de quejas y darle solución.

No es posible que los precios de los espectáculos en México estén cada vez más en el cielo y los fans, en el infierno.

@wendygarridog

wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios