Meade, un candidato diferente...

Leopoldo Mendívil

RESPETABLES ELECTORES:

+El mismo que sonríe en la foto

no busca tu opinión, sólo tu voto

Lírico

 

El José Antonio Meade Kuribreña que antenoche estuvo en las pantallas de Televisa y anoche en las de Milenio exponiendo los motivos por los que pretende ser el próximo presidente de México, no dejó muy  alejado de la realidad al Meade que este espacio intentó describir el último día de abril, de la siguiente manera:

“… Se pasó dos décadas de su vida aprendiendo cómo, para qué, desde dónde, hasta dónde llegan las redes y las cuerdas del servicio público federal y sus vinculaciones con los servicios públicos  de cada entidad federativa. Meade ató muchas de ellas entre los tres órdenes de gobierno y  enseñó a muchos a hacerlo y es válido decir que mientras muchos jóvenes mexicanos pintaban letreros en bardas y/o realizaban otras labores eminentemente partidistas, Meade andaba entre surcos, piedras, baldosas y pavimentos en ejidos, pequeñas propiedades y zonas ganaderas, forestales, mineras, turísticas, marítimas, desérticas y urbanas, poniendo a prueba las enseñanzas que recibió de las más connotadas universidades estadunidenses donde estudió.

“Pero los priistas actuales no pueden, hasta la fecha, desarrollar y apoyar la imagen ya autorrealizada por este mexicano y a su tarea de empujar créditos, empresas, sistemas de administración agroindustrial y hasta el montaje en México de grandes plantas de empresas transnacionales para que algún día podamos mirar al México que quisiéramos tener y en el que muchos pensamos con pasión.

“… Así las cosas, la campaña de Meade Kuribreña se mantiene estática y se le culpa a él por su inexperiencia en campañas electorales, como si el peso fundamental de la crisis no proviniera de toda la corrupción y toda impunidad que ha corrido por las venas priistas, hasta la actualidad. Quizás, incluso, ya hasta se fue la posibilidad de curar algunos golpes obradoristas; pero también puede existir una rendija por dónde entrar directo a la mesa de trabajo, a soltar un golpe de timón con la integración de una blitzkrieg de varios de sus mejores elementos menos endoctrinados en el masiosarismo que todo lo frena si es bueno para México…

Meade confirmó lo anterior antenoche ante el vasto auditorio nocturno de Televisa, que pudo confirmar la gran diferencia entre este aspirante presidencial y prácticamente todos los que han desfilado, sexenio tras sexenio, frente a esas cámaras para detenerse, en el mayor de los casos, en los casilleros de la grilla cuando no intentaron vestirse de intelectuales de aquella revolución estallada un día, hace ya más de un siglo, triunfante y constructiva durante un amplio trecho del siglo pasado pero que luego se concentró en parrafadas que los políticos mal que memorizaban y con ellas iban ascendiendo en la escena  partidista burocrática y, digamos, política de lograrse una curul y/o un cargo  tras otro en el ámbito ejecutivo del gobierno de la República, más para hacerse de relaciones que para atender las insuficiencias que aquejan a tanto mexicano a lo largo y ancho del país. En su caso, Meade realizó las cosas al revés; o sea, que se dedicó a trabajar y a vincular en su cerebro las ligas entre una y otra función pública y desentrañar de ahí, año tras año, otros conocimientos y experiencias durante dos décadas de aplicar sus experiencia académica a la realidad social del país.

Fue, así, construyéndose una gama de posibilidades para  sustituir lo vivido, conocido y aprendido con lo posible, gracias a la oportunidad de poner en práctica todo lo concentrado en sus libretas de apuntes y se convirtiera en acción de gobierno una vez obtenidas las autorizaciones de los altos mandos…

… Hasta que su ascenso no fue ya en los niveles bajos a medios en la pirámide ejecutiva, sino que alcanzó la cúpula del gabinete presidencial con el título de secretario de Estado en cuatro de las áreas más importantes del Gobierno de la República, reportando ya sólo a sus jefes directos: los presidentes Fox, Calderón y Peña Nieto.

Antenoche, José Antonio Meade Kuribreña realizó una exhibición de las capacidades que le hicieron ascender a la condición de aspirante presidencial ante una cuarteta de conductores y columnistas de primer nivel, ante quienes afirmó que la presente campaña presidencial será especialmente histórica por las condiciones generales del país y del mundo; el parteaguas definitivo entre nuestro  pasado y nuestro futuro.

“Por eso quiero ser el presidente de la República…”

 

Internet:  Lmendivil2010
@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Imprimir

Comentarios