AMLO. El castillo y el aeropuerto

Juan Manuel Asai

La gente del Foro Nacional de Turismo, espacio de deliberación sobre la industria de viajes que encabeza Fernando Martí, se anotó un éxito político que no admite regateos. Logró que los cinco aspirantes a la Presidencia de la República subieran el Cerro del Chapulín para presentar, ante un nutrido grupo de integrantes de la comunidad y periodistas especializados, en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, acaso el sitio más bello de la ciudad, sus ideas sobre lo que harían con respecto al negocio del ocio en caso de ganar la elección. Claro que todos los candidatos son iguales aunque sus posibilidades de triunfo no son, ni de lejos, las mismas.

El primero en comparecer fue el líder de las encuestas, López Obrador, que no es el personaje favorito de los empresarios del sector turismo. El tabasqueño, sin embargo, llegó con la bandera blanca. La tensión inicial fue desapareciendo poco a poco. Lo despidieron con aplausos cordiales, aunque no entusiastas. ¿Qué dijo? Bueno, comenzó diciendo que el turismo es una actividad noble, y también dijo que tiene la suerte de que en materia turística lo asesore Miguel Torruco, que será secretario de Turismo del gobierno federal en caso de que gane la elección. Don Miguel no es monedita de oro pero conoce bien a la industria desde la trinchera privada y también como servidor público. Los turisteros lo conocen a él. No se venderán simulacros. Entre gitanos, se dice, no se leen la suerte. Pueden, eso sí, trabajar desde el primer día, incluso antes.

López Obrador dio la nota al flexibilizar su posición sobre el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Silvia Hernández, que anda en la grilla desde chamaca, perfiló bien la pregunta del aeropuerto al plantear primero el tema del ferrocarril transpeninsular, una obra de infraestructura que López Obrador planea edificar en la Riviera Maya. Apoyar el tren y cancelar el aeropuerto sería incongruente. El candidato de Morena dijo que no cancelería la obra una vez que asuma el poder. Tal vez lo haga, pero antes está dispuesto a que los técnicos, no los políticos, tengan su turno de argumentar. Abogó por la opción de Santa Lucía y dijo que ya se ha gastado mucho y él, como presidente, no quiere gastar más dinero público. En suma, el proyecto del nuevo aeropuerto sigue vivo. Todavía no recibe los santos óleos.

Morena-Turismo. Ante las condiciones actuales de competencia electoral es importante conocer la visión de Morena sobre el turismo. Miguel Torruco tiene ya lineamientos consolidados. El objetivo central no será el número de visitantes sino la captación de divisas, en particular el gasto per cápita. Será una política sustentable. Todas las propuestas que se hagan tendrán como eje estratégico la sustentabilidad. Los proyectos que se autoricen  buscarán preservar el patrimonio, el medio ambiente y generar beneficios reales para la población local. La idea es que esto sea el rasgo distintivo.

 El turismo debe ser sinónimo de progreso económico y social para la gente, no sólo para un puñado de empresarios. Que la población tenga beneficios es prioritario para continuar con el modelo de destinos turísticos prósperos, rodeados de cinturones de marginación y pobreza. En las zonas donde vive la gente que trabaja en las grandes cadenas hoteleras se reforzarán los servicios de salud, educación, infraestructura básica para atenuar los extremos de opulencia y miseria Se buscarán alternativas a los destinos que hoy concentran a los visitantes, casi todos ellos de sol y playa. Tienen identificadas 134 plazas con vocación turística, entre ellas los Pueblos Mágicos.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios