Mundo

Norcorea libera a tres estadunidenses antes de la cumbre Kim-Trump

El presidente de EU anuncia que el sábado revelará la fecha y el lugar del encuentro, que podría celebrarse en Singapur tras quedar descartada la frontera intercoreana

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, viajó el martes a Corea del Norte para reunirse por segunda vez en un mes con el dictador norcoreano, Kim Jong-un, y ayer el presidente Donald Trump anunció la liberación de tres estadunidenses retenidos por el régimen estalinista como fruto de la reunión.

Poco después, la Casa Blanca divulgó un comunicado en el que afirmó que Trump ve la liberación de los estadunidenses “como un gesto positivo de buena voluntad” por parte de Kim Jong-un.

En su mensaje, además, el presidente republicano remarcó ayer que la fecha y el lugar para el histórico encuentro ya se han definido, y aseguró que desvelará la ubicación “en tres días”, es decir, pasado mañana.

Aunque reservó el anuncio del lugar, Trump descartó que la reunión se celebre en la zona desmilitarizada de la frontera intercoreana, opción que a finales de abril dijo que era su preferida. La otra opción era la ciudad-Estado de Singapur, por lo que es la única conocida que queda.

DETENIDOS SIN SABER POR QUÉ. El presidente aseguró que esta madrugada recibiría en Washington a los tres estadunidenses liberados, identificados como Kim Dong-chul, de 64 años; Kim Sang-duk, de 58, y Kim Hak-song, que ronda los 60. Los dos primeros nacieron en Corea del Sur, mientras que el tercero nació en China, pero también es étnicamente coreano.

Kim Dong-chul fue detenido en octubre de 2015, acusado de espionaje. Confesó haber programado una reunión para recoger una memoria USB y una cámara usadas para obtener secretos militares, pero lo hizo en presencia de un oficial y un traductor norcoreanos, lo que arroja dudas.

El caso de los otros dos es todavía más surrealista. Ambos fueron arrestados entre abril y mayo de 2017 tras impartir clases en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pyongyang, en plena escalada de tensión entre Norcorea y EU.

Kim Sang Duk trataba administración y negocios mientras que Kim Hak-song enseñaba cultivo del arroz, dicen sus familiares que con la vocación de ayudar al pueblo norcoreano a ser autosuficiente. Al primero lo acusaron de intentar derrocar el régimen de Kim Jong-un, según la agencia oficial KCNA, mientras que del segundo no hubo explicación, aunque fuentes señalan que pudo traerle problemas su condición de pastor evangélico.

Imprimir