Mundo

Berlusconi bendice gobierno populistas-extrema derecha

En el último minuto, el expremier italiano anuncia que su partido Forza Italia no vetará la formación de un gobierno antisistema entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte

Silvio Berlusconi, de 81 años e inhabilitado políticamente por fraude fiscal, vuelve a ser protagonista de la vida italiana. A última hora, cuando la repetición de las elecciones se daba por descontada, aceptó dar un paso al lado y permitir que la Liga Norte (xenófoba y de extrema derecha), con la que fue a las urnas en coalición, forme gobierno con los populistas del Movimiento 5 Estrellas.

Cavaliere humillado. Hasta el martes, el polémico exprimer ministro italiano, que quedó en un humillante cuarto lugar en las pasadas elecciones, se negaba a ceder al “chantaje” del Movimiento 5 Estrellas, que vetó cualquier gobierno en el que estuviera presente el partido del Cavaliere, Forza Italia. Berlusconi llegó a decir con desprecio que los “grillinos” (como se conoce a los integrantes del movimiento  creado por el cómico Beppe Grillo) “no servían ni para limpiar los retretes de Mediaset”, su imperio mediático.

“Tomamos nota”. “Si otra fuerza política en la coalición de centroderecha asume la responsabilidad de formar un Gobierno con el M5S, tomamos nota con respecto a la elección. Ciertamente no nos corresponde a nosotros imponer vetos o prejuicios”, señaló Forza Italia en un comunicado. Pero matizó que la formación no votará a favor de ese posible Ejecutivo en el Parlamento y subrayó que si finalmente no nace, nadie podrá usar a Forza Italia como “pretexto frente a la incapacidad de encontrar acuerdos entre fuerzas políticas diversas”. Un pequeño apunte a pie de página que invita a pensar todavía en algún truco final de Berlusconi, sabedor de que el acuerdo entre ambos partidos todavía no está firmado y aún podría fracasar, como señala El País.

Superado el veto, se espera que hoy jueves los dos partidos antisistema y euroescépticos den cuenta de sus planes. La Oficina de Prensa del palacio romano del Quirinal, sede de la Presidencia italiana, había informado previamente que el M5S y la Liga mantenían “un debate dirigido a un posible acuerdo de Gobierno”, por lo que habían solicitado al jefe de Estado, Sergio Mattarella, un margen de 24 horas.

Lo pidieron justo cuando Mattarella debía designar un gabinete “neutral”, provisional y de corte técnico ante la falta de acuerdo de los partidos tras los comicios generales del 4 de marzo, en los que ninguna formación política obtuvo mayoría suficiente para gobernar.

 

Imprimir