Encuestas: Siguen siendo solo un negocio

Luis David Fernández Araya

Hace unos días, en las pasadas elecciones en el Estado de México presenciamos cómo las encuestadoras siguen fallando, va ganando quien paga, que no son contundentes, que cuando bien nos va sólo son indicios, pero no verdades absolutas. Eso no es todo, existe la fácil tentación de pensar que el resultado son las encuestas.
Ahora están sobre los candidatos para el 2018 y a la actuación de la actual administración, nada más alejado de la realidad. Si fueran los resultados de las administraciones el criterio para hablar qué o cuál candidato está mejor posicionado.
Vámonos a los resultados: el Producto Interno Bruto ha crecido más en el sexenio de Enrique Peña Nieto con un promedio del 2 por ciento a cinco años de su administración, cuando la primera mitad del sexenio calderonista no sólo no creció, sino que cayó en 0.1 por ciento, es más, ni siquiera Fox logra estos resultados debido que durante los primeros tres años tuvo un crecimiento del 0.3 por ciento.
Que no nos engañen, el contexto de la economía internacional actual está por los suelos, no son las mismas condiciones que se enfrentaron en el sexenio anterior; hoy los otrora imperios económicos están tambaleando, esto tiene implicaciones en nuestra economía y aun así hemos crecido más con todo y lo vientos internacionales en contra.
Estamos ante una lista larga de mentiras, a la que hay que sumarle la tentación de caer en manos de aquellos que imitando a Trump usan el discurso del hartazgo y de la pobreza como moneda de cambio para posicionarse, que mienten en sus declaraciones 3de3, que ya tuvieron la oportunidad de gobernar donde ni disminuyeron los pobres ni gobernaron diferente.
No permitamos ser engañados con quienes impulsaron 6 años de gobierno en materia de seguridad con el discurso de los tanques, de las balas, de la guerra, que no generaron mejores condiciones sociales como respuesta a los niveles de pobreza; que no fueron capaces de tener un plan para pegarle a la parte financiera del crimen organizado, es decir, jamás tocaron la cartera de la delincuencia y se fueron a una guerra sin estrategia y sí con muchos muertos.
No, las encuestas ya demostraron que no son confiables y sólo tenemos los resultados objetivos para hacer evaluaciones, para emitir conclusiones sólidas y no en encuestas que además, han demostrado que no son precisas, no nos dejemos engañar con reelecciones disfrazadas de encuestas n

 

twitter: @luisdavfer

Imprimir

Comentarios