Nacional

Libre venta de ácido sulfúrico para hacer drogas sintéticas y disolver cadáveres

La sustancia altamente tóxica es la preferida de la delincuencia organizada, pues lo mismo la utiliza para elaborar cocaína, anfetaminas y metanfetaminas que para desaparecer cuerpos humanos ◗ Empresas fantasma, ofertas de envío gratis y hasta por internet se ofrece sin que autoridad alguna intervenga

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

[ Primera Parte ]

 

El ácido sulfúrico, uno de los químicos más peligrosos conocidos en el mundo por su nivel de toxicidad y de empleo recurrente por parte del narcotráfico, es vendido en México sin control ni vigilancia…

Lo ofertan distribuidoras establecidas, pero también empresas fantasma; lo mismo en la web, en bodegas clandestinas y hasta en estaciones del Metro, según pudo constatarlo este reportero al simular ser un interesado en la compra masiva del producto.

Sin requisitos ni papeleos; sin preguntas sobre el giro o posible uso, con promesas de envío a domicilio, gratuito y en menos de 24 horas. Y pagos en efectivo o depósitos en tiendas de conveniencia.

—¿Hacen entregas en el Metro? —se preguntó a un vendedor anunciado en Mercado Libre y otras plataformas de comercialización digital.

—Sí, pero depende de qué me pidas —fue la respuesta grabada.

—Tres o cuatro porrones de diez litros…

—Te los entrego.

—¿En qué Metro?

—Politécnico…

DISOLUCIóN. En medio del desorden y la indiferencia institucional, miles de litros de ácido terminan de manera cotidiana en casas de seguridad u otros escondites de bandas criminales…

Desde hace décadas, esta sustancia es utilizada en la producción de cocaína, anfetaminas y metanfetaminas, y ahora también, cada vez con mayor incidencia, en la disolución de cadáveres de supuestos rivales o de inocentes detenidos en medio de confusiones o actos delictivos.

Según información proporcionada por la PGR a este diario, todos los cárteles del narco en el país usan en la actualidad esta fórmula siniestra.

Un ejemplo: cuando hace unos días fueron hallados los restos de tres estudiantes de cine, en Jalisco, se decomisaron tan sólo 2 mil 600 litros de ácido sulfúrico, de acuerdo con datos de la investigación cotejados por Crónica.

“El ácido sulfúrico es importantísimo en la vida moderna y en industrias como la automotriz, la metalúrgica, la petrolera, la energética, entre otras, no hay que satanizarlo, más bien a los idiotas que lo utilizan con fines malévolos”, señala Benjamín Ruiz Loyola, investigador de la Facultad de Química de la UNAM y especialista en el uso de sustancias peligrosas.

—¿Qué cantidad de ácido sulfúrico se requiere para disolver un cuerpo humano? —se le pregunta.

—Depende del tamaño, de su complexión, pero en términos generales se requiere una cantidad que permita cubrirlo en su totalidad.

—¿Qué provoca en la piel y el organismo?

—El ácido separa las grasas de las proteínas, las empieza a romper en aminoácidos; la proteína constituida en el músculo comienza a descomponerse en sustancias químicas más pequeñas y va desapareciendo; la grasa va quedando ahí, pero se puede desechar con facilidad… Todo queda reducido a huesos que, para disolverse, necesitarían un proceso previo de pulverización y mucho mayor tiempo y cantidad de ácido.

—¿Cuánto dura la disolución?

—Es variable en horas, porque depende del tamaño, de la temperatura y la agitación; si las organizaciones contratan a personas para estar agitando el recipiente, será más rápido…

CLANDESTINIDAD Y MOCHES.  En el ejercicio de campo, el reportero constató la operación de compañías regulares, las cuales cuestionaban sobre la identidad del comprador, así como su ramo empresarial, dirección y puntos de entrega o descarga.

A la par, exigían el llenado de formatos de seguridad y la entrega de datos fiscales y bancarios, licencias de funcionamiento, registros hacendarios y pagos por anticipado.

—¿Y si no cumplo con alguno de estos requisitos? —se consultó a uno de los agentes formales.

—Pues no le puedo vender, es necesario que los cubra completamente porque nosotros debemos entregar un reporte o aviso a las autoridades.

Pero hubo hallazgos opuestos: de facilidad inaudita para obtener la sustancia, de clandestinidad, de fachadas empresariales y de proclividad al negocio sin considerar los riesgos…

“No necesita ningún permiso y podemos surtirle desde un porrón hasta decenas de toneladas; si quiere más, lo programamos, y le llega en menos de 24 horas”, fue una respuesta reveladora y constante.

Edgar Toribio, ingeniero químico y dueño de una empresa distribuidora de sustancias químicas en la CDMX, expresó:

“Si yo le digo a mi gente: necesitamos 100 toneladas de ácido sulfúrico para revenderlas, me las encuentran fácil y sin requisitos, pagas y se acabó, por eso las organizaciones criminales no tienen problema para conseguirlo”.

Y devela: “Lo más turbio en el ramo se da en el surtido foráneo, cuando te piden el ácido en ciudades de provincia… Hay empresas que engañan, que etiquetan el producto como glicerina u otra sustancia inofensiva para evitar problemas con las fleteras; y ya en camino, con un moche compras a policías e inspectores”.

ENVÍO DE REGALO. En la web, se ofrece ácido sulfúrico en diversas presentaciones y calidades: un litro desde 65 hasta 803 pesos; dos litros, cuatro, cinco, diez, veinte, tambores de más de 200, pipas de 18 o 36 mil litros…

“Vendemos desde un litro hasta una pipa”, es el anzuelo.

Aquí, se transcriben algunos diálogos durante las simulaciones de compra por mensaje…

—Si me pide más de 15 litros, el envío es gratis a todo México, si es una cantidad menor deberá pagar 140 pesos de flete o bien puede recoger el producto en la dirección que le indiquemos —intenta persuadir uno de los corredores, cuya empresa apareció publicitada en Mercado Libre sin nombre, datos de localización ni teléfono. “Ubicación: Benito Juárez”, era la única referencia.

—¿Dónde están localizados? —se le preguntó.

—Le podemos decir una vez hecha la compra y el respectivo pago.

—¿Cuándo me llegaría el producto?

—Cosa de dos días.

Un vendedor distinto también ofreció “el envío de regalo” por 30 litros de ácido, o bien entrega inmediata en la estación del metro Politécnico. “Presiona comprar y te lo llevo hoy mismo”, aseguró.

—¿A qué otras estaciones puedes llevarlo?

—Al Metro Tacuba o al Metro Revolución.

Otra compañía sin rastro se promocionaba con la etiqueta: “Entregas personales en la Ciudad de México en la estación del Metro San Antonio (L-7), previa programación el día jueves (5:00 a 6:00 pm)”.

En casos diferentes, Crónica registró establecimientos presentados con referencias falsas: nombres y direcciones inexistentes. Algunos más se vendían como: “Empresas confiables dedicadas al sector farmacéutico y alimenticio”, pero sin compartir información detallada.

—Le conviene comprar por internet, el precio del ácido baja mucho —explicó uno de los representantes.

—¿Debo cumplir algún requisito?

—Ninguno, con el pago es suficiente. Igual puede hacerlo en Oxxo.

Alguien más pidió 400 pesos por el envío de una decena de tambos a Campeche.

“Nuestro ácido es el mejor del mercado, puede usarlo para lo que guste”, presumía.

—Ya le di comprar, ¿le llegaron mis datos? —se intentó engancharlo.

—Mientras no pague en la plataforma digital no van a llegarme; apenas caiga la lana, el ácido será suyo…

 

 

¡Entregas en el metro!
Un vendedor que se anuncia en Mercado Libre ofrece al reportero entregar el pedido de “tres o cuatro porrones de 10 litros” del ácido en una estación del Metro

Imprimir