Expresión dolorosa de la maternidad, 500 niños festejaron a mamá en prisión | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 10 de Mayo, 2018

Expresión dolorosa de la maternidad, 500 niños festejaron a mamá en prisión

Expresión dolorosa de la maternidad, 500 niños festejaron a mamá en prisión | La Crónica de Hoy

Lo que es festejo, flores y comida familiar para muchas madres, este 10 de mayo fue para otras una fecha triste, nostálgica y hasta depresiva... sobre todo cuando están privadas de su libertad.
Ser madre en una prisión es una experiencia dolorosa y frustrante, pues la convivencia materna dependió de la entidad de la República en donde se está recluida. Esto porque no hay una ley que homologue la edad máxima permitida a niños para estar con sus madres en prisión.
 La edad máxima permitida para que las niñas y niños estén con sus madres en prisión es de 3 años, de acuerdo con la Ley Nacional de Ejecución Penal vigente desde junio de 2016, aunque hay reglamentos de centros penitenciarios en los que esto varía.
En el país hay al menos 549 menores de edad de 6 años viviendo con su madre en los centros penitenciarios en el país, de acuerdo con cifras del  Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales elaborado en el 2015.
Sin embargo, en 10 centros de los estados de Baja California, Chiapas, Distrito Federal, Jalisco, Nayarit, San Luis Potosí, Yucatán y Zacatecas, no se permite la estancia de menores de edad con sus madres internas, detalla un informe del Instituto Belisario Domínguez del Senado.
Dicho estudio advierte que el número de mujeres en los reclusorios o centros de readaptación social ha ido en aumento en nuestro país. Mujeres que cometen delitos por necesidad  económica, por amor, por miedo. Distintas causas y consecuencias son las que provocan los delitos de las mujeres.
Una de esas consecuencias es la situación de invisibilidad que viven día con  día los niños de madres que están encerradas. Niños que despiertan con sus madres, pero aislados de la sociedad. Su desarrollo es diferente, y la brusca separación que tienen de sus madres es también, causante de discriminación a esos menores. “Al momento que juzgamos a una mujer por sospechar que cometió un crimen, pocas veces pensamos que ella es una madre que al momento de su reclusión va a dejar a menores huérfanos o quizá vaya a tener a su bebé mientras espera o cumple su sentencia. Casi nunca reflexionamos en las consecuencias sociales del delito y la víctima, que la reclusión de una mujer puede tener”, advierte la Fundación Reinserta que encabeza Saskia Niño de Rivera
La Ciudad de México, Veracruz, Guerrero, Tamaulipas, Estado de México y Chiapas son las entidades con mayor cantidad de menores de 6 años  viviendo con sus madres en prisión.
De esa cifra, 247 niños tenían menos de un año, 126 un año, 94 niños tenían la edad de 2 años, 53 tenían 3 años, 16 cuatros años y 13 niños tenían cinco años.
La Ciudad de México es la entidad donde sus  prisiones albergan más niños de 6 años  viviendo con sus madres, con 105, casi el doble de Veracruz que tiene 52 y Guerrero con 51 así como Tamaulipas, Estado de México y Chiapas con  41, 32 y 31, respectivamente. Según el IBD, con base en cifras de la CNDH, en ninguno de los casos observados por este organismo se brinda apoyo para que los menores tengan acceso a servicios de guardería y/o educación básica.
Es decir, a pesar de que en los centros penitenciarios viven niños mayores de 3 años, estos no reciben  una educación adecuada conforme a su edad.
Ser madre en reclusión o privada de la libertad es más complicado de lo que nos imaginamos.

Imprimir