Nacional

El Barón de Humboldt, ¿inspirador del migrante?

Una creencia generalizada es que Humboldt inspiró, de alguna manera a los emigrantes alemanes para viajar a América, pero el impacto de su trabajo fue más bien reducido entre los hombres de negocios y comerciantes.

Con todo y la notoriedad que el noble alemán Alexander Von Humboldt adquirió en Europa a raíz de su viaje de exploración a la América Española entre 1799 y 1804, no se convirtió en un modelo inspirador que alentara la migración alemana. Como en tantos otros casos, la fama de su viaje y de sus exploraciones  solamente fue del interés de una élite ilustrada.

“Creo que no llamó mucho la atención de los comerciantes alemanes de mediados del siglo XIX”, estima Brígida Von Mentz. “Cuando, en aquellos días les proponen poner el nombre de Humboldt al Casino Alemán, ellos responden, “¿y nosotros, qué tenemos que ver con ese señor?” No eran el tipo de caballeros que leían a Humboldt; eso se quedaba para los intelectuales porque él era un científico de verdad y ese tipo de personajes no tenían, ayer como ahora, y en todas las sociedades, mucho pegue entre los que se dedican a los negocios”.

Pero, sin duda, la historia de Humboldt dejó huella en personajes muy específicos. “es como buscar las cerezas del pastel, se trata de casos e individuos muy específicos”, señala Von Mentz. “hubo un minero muy notable, Joseph Burckhardt, que viajó desde Zacatecas hasta San Blas y Tepic; hizo un perfil del país que llegó hasta San Luis Potosí, y lo hizo nada más para completar el trabajo de Humboldt”.

“Lamentablemente”, añade la investigadora del CIESAS, “la gente a la que le interesa la ciencia, a la que le importan los libros, es siempre una minoría. Había cierta indiferencia hacia los quehaceres de los científicos. Toda la Europa culta estaba, eso sí, interesada en las “antigüedades mexicanas” (vestigios arqueológicos), y por eso ocurre que muchos que vinieron como mineros y técnicos, acabaron como “dibujantes de antigüedades”, como Carl Nebel, que se convertiría en uno de los “retratistas” de la invasión estadunidense en México”.

Imprimir