Ciudad

Dan de alta a Marco Antonio; será tratado en una residencia

El estudiante fue trasladado a otro sitio para iniciar una nueva modalidad de tratamiento en busca de su recuperación

Marco Antonio Flores, el adolescente que el pasado 23 de enero fuera presuntamente desaparecido por policías capitalinos durante seis días, fue dado de alta del Hospital de Neurología y trasladado a una residencia para ser tratado de otra manera, informó la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

El organismo explicó que se trata de un acuerdo realizado entre los padres de Marco, la Secretaría de Gobernación, la Comisión Nacional de Seguridad y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. 

“Los hechos delictivos que llevaron a Marco Antonio a estar desaparecido y despertar la indignación nacional sigue en impunidad. Los policías agresores siguen libre y en activo, la investigación local no ha aportado ninguna evidencia sobre lo acontecido los 6 días de la desaparición del adolescente y la policía de la ciudad se mantiene en la posición de reducir a un error de protocolos, sin reconocer el actuar delictivo de sus elementos. La Procuraduría General de la República a través de la Fiscalía sobre Desaparición Forzada tiene abierta una carpeta de investigación con diversas actuaciones”, aseguró la institución en un comunicado.

De acuerdo con la información proporcionada por Redim, el joven fue trasladado a una residencia (de la que se desconoce su ubicación) para iniciar otra modalidad de tratamiento en busca de su recuperación.

“Este viernes 11 de mayo la familia de Marco Antonio, con el acompañamiento de las organizaciones, trasladarán a Marco Antonio a otra residencia donde continuará su tratamiento médico, con la supervisión de la Segob y la Comisión Nacional de Derechos Humanos CNDH”, se detalló.

Debido a que el adolescente de 17 años aún no está en condiciones para que pueda rendir su declaración ministerial, las organizaciones de la defensa exigieron que se cumpla el “Protocolo de actuación judicial en casos de niñas niños y adolescentes” de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que establece la protección especial en el proceso judicial evitando su revictimización.

HECHOS. El martes 23 de enero, alrededor de las 16:00 horas, cuatro agentes de la Secretaría de Seguridad Pública de la capital y uno de la Policía Auxiliar participaron en la detención de Marco Antonio Sánchez Flores, quien fuera estudiante de quinto semestre en la Escuela Nacional Preparatoria 8 Miguel E. Schulz de la UNAM.

En presencia de uno de sus amigos y varios testigos, el joven fue subido a una patrulla y no se volvió a saber de él hasta seis días después.

Su amigo, quien lo acompañaba el día que desapareció, platicó a las autoridades que esa tarde caminaban por la zona del Rosario cuando un muro de colores vivos y con unas frases llamó la atención de ambos.

“No pudo resistirse a tomarle una foto. Como solía hacer, le pidió a un conocido que caminaba por ahí que posara frente al grafiti. Lo eligió por su atuendo, porque se veía cool en el primer plano. En ese momento Marco se puso el gorro de la sudadera negra y enfocó con su celular. Minutos más tarde llegaron dos policías en motocicleta”, relató el joven.

Debido a que Marco se asustó cuando un policía se acercó a él, corrió hacia la estación del Metrobús El Rosario. Los policías lo persiguieron hasta la estación, y Marco brincó al andén para abordar ese transporte. Sin embargo los policías lo alcanzaron y Marco gritó, “desesperado” y “enojado”, que no lo detuvieran, que no estaba haciendo nada malo.

Tras ser alcanzado, lo derribaron y lo acusaron de robo, un tercer elemento de la Policía Auxiliar, encargado de la seguridad en la estación, impidió que los presentes se acercaran a ayudarlo, después de que el adolescente se resistiera e intentara defenderse, de acuerdo con los testigos, uno de los elementos lo golpeó en la cabeza con su casco y lo hizo caer. Después del arresto lo subieron a la patrulla y no se volvió a saber de él. 

Seis días después, autoridades del Estado de México encontraron al adolescente merodeando en calles del Municipio de Tlalnepantla con signos de desnutrición y condiciones deplorables, en ese momento se reencuentra con sus padres.

ENTRA A HOSPITAL PSIQUIÁTRICO. Tras ser internado para su recuperación en el Instituto de Neurología, el joven burló toda seguridad e intentó escapar “de Alcatraz”, según platicó su madre.

 

Imprimir