Layda Sansores rehúye debate

Pepe Capitalino

Layda Sansores rehúye debate
Resulta que Layda Sansores, la única candidata que fue elegida por el dedo del mesías Andrés Manuel López Obrador, no se presentó al debate de los aspirantes a la alcaldía de Álvaro Obregón. Sí, el lugar que le destinó el Instituto Electoral de la Ciudad de México a la señora, acostumbrada a realizar actos porriles e increpar a los que no piensan como ella, se quedó vacío el domingo pasado. Desde la trinchera morenista nos cuentan que la verdadera razón por la que la exsenadora no acudió al intercambio de ideas y proyectos, es porque desconoce las problemáticas que presenta el territorio y lo peor, ni siquiera tiene un plan de trabajo, por lo que, de asistir sería fácilmente evidenciada por los representantes del Frente, PRI, Nueva Alianza y Partido Verde, quienes sí se prepararon. Habrá que recordar que no es la primera vez que la señora Sansores utiliza la misma estrategia. En 2015, cuando buscaba la gubernatura de Campeche, ni siquiera terminó su primera intervención en el debate, pues ante la falta de propuestas, alegó que todo era una farsa; luego, agarró sus cosas y se fue. Sean peras o manzanas, la actitud mostrada por la discípula de AMLO tiene indignados a los vecinos de Álvaro Obregón, quienes seguramente ya saben de qué lado inclinarán la balanza.

Abucheos y rechiflas para
Salgado en su territorio

Al que no le fue nada bien en la gira que realizó la candidata a la Jefatura de Gobierno, Claudia Sheinbaum, por la delegación Tláhuac fue a Rigoberto Salgado. El exdelegado, vinculado con el cartel de Felipe de Jesús Pérez, El Ojos, recibió abucheos y recordatorios familiares por parte de los acarreados morenistas apenas y escucharon que en el sonido local mencionaron su nombre. Tanta fue la molestia de los asistentes y el miedo de los pupilos de AMLO al desdoro, que el señor Salgado, aún investigado por su relación con narcotraficantes, prefirió dar unos cuantos pasos atrás y esconderse entre las personas que subieron al templete a tomarse la foto con la exdelegada de Tlalpan. Nos cuentan que los vecinos de Tláhuac jamás le perdonarán a don Rigoberto que haya abierto las puertas de la demarcación al crimen organizado, puesto que terminó con la paz y armonía de su territorio.

Quintero se hace la víctima
Ahora resulta que el morenista Armando Quintero, quien además de querer ser el primer alcalde de Iztacalco, representa a la izquierda patrimonialista, que lucra con los recursos públicos y que establece lazos clientelares vergonzosos, se hace la víctima y acusa a la gente de su exalumna Elizabeth Mateos, de amenazar e intimidar a los integrantes de sus brigadas de campaña cuando recorrían la colonia Santa Anita, en la delegación Iztacalco, por lo que demandó al Gobierno de la Ciudad de México garantizar la seguridad de todos los candidatos y simpatizantes de Morena, dado que se han suscitado diversos casos de violencia política en demarcaciones gobernadas por el PRD, como Coyoacán e Iztacalco. ¿Acaso no era la misma estrategia que utilizaba cuando se enfundaba la camiseta amarilla? ¿Qué diferencia existe?, habrá que preguntarle al señor Quintero, ahora que está viviendo las elecciones desde otra trinchera.

Barrales, más que lista
Nos cuentan que muy apurados andan en el cuarto de guerra de Alejandra Barrales para que ésta llegue al segundo debate —­mañana a las 19:30 horas en las instalaciones de Canal 11— por la Jefatura de Gobierno a la Ciudad de México, con propuestas tan claras y contundentes que la catapulten al primer lugar en la contienda. Nos cuentan que hay tanta seguridad en su equipo de campaña que vislumbra que en cuestión de días, tal vez de unas cuantas semanas, podrá alcanzar a la puntera, Sheinbaum, e incluso darle la vuelta.

 

PepeCapitalino@gmail.com
@PepeCapitalino

 

Imprimir

Comentarios