Ciudad

“La izquierda no ha resuelto los problemas de la ciudad”: Mikel Arriola

Dice que en 20 años los partidos de izquierda no han resuelto los problemas que actualmente tienen en la lona a la Ciudad de México. Asegura que nunca se ha enriquecido de las instituciones, que no ha hecho negocios, “no hay nada”

“Que le pregunten a cualquier ciudadano si estamos en una ciudad de vanguardia”.

Mikel adelanta que los capitalinos responderán que no. Lo sabe, dice, porque antes que un candidato a la Jefatura de Gobierno es un ciudadano…

Sostiene que en 20 años los partidos de izquierda no han resuelto los problemas que actualmente tienen en la lona a la Ciudad de México.

“Son ineptos, porque nunca lo hicieron y 20 años después vienen a ofrecer movilidad, seguridad y agua a través de tecnología”.

Sentado en un sillón rojo de la sala de lecturas del Club de Industriales, donde se realiza la charla, Mikel asegura que nunca ha ido al sector público por dinero, que más bien “ha podido generar cambios positivos en las instituciones”.

Y hace un balance de lo conseguido: en la Cofepris (La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), indica, consiguió que llegaran más rápido los medicamentos, y mejor aún, bajar los precios; y en el IMSS, la institución más grande del Estado mexicano, “me tocó tomarlo en números rojos, en una profunda quiebra en la que se pudo convertir en números negros”.

Mikel jura y perjura que “nunca me he enriquecido de las instituciones, ni negocios, no hay nada”.

Ya acomodado en el sillón y encarrilado en la plática, el candidato priista explica que la negativa al aborto y a la legalización de la mariguana se debe únicamente a ideologías personales y no a estrategias de campaña.

“Yo siempre he sido provida y en mi trayecto por el Sector Salud —2011 a 2017— me di cuenta que no es muy buena idea legalizar la mariguana para solucionar un problema de seguridad”.

En cuanto a la adopción de personas del mismo sexo, a pesar de que se considera una persona “que no soy intolerante ni homofóbico”, manifiesta su postura: “he señalado que los niños sean adoptados entre hombre y mujer”.

En temas políticos, sobre todo de militancia, aclara que “no soy un Javidú ni un Borge, soy un candidato ciudadano”.

Afirma que “Mikel no ha cambiado, el que cambió fue el PRI y nos abrió las puertas (en cuanto a su militancia)”.

En lo que se refiere a la campaña por la Jefatura de Gobierno, explica que de ahora en adelante su objetivo será alcanzar a Claudia Sheinbaum en las encuestas, porque, dice contento, Alejandra Barrales “ya se quedó en el camino”.

—Llevamos casi la mitad de la campaña, ¿Cuándo se van a desplomar las candidatas?

—Una ya se desplomó; no vimos una, sino una serie de encuestas y también rankings semanales que están marcando tendencia y con esa tendencia se cumple el primer objetivo de mi campaña: salir del tercer lugar. Y uno no puede, como en el deporte, llegar a la final, si antes no se gana la semifinal. Estamos ganando y en lo que resta de la campaña, el objetivo es Claudia Sheinbaum.

—¿Le falta mucho para alcanzarla (a Sheinbaum)?

—Ella está en una posición incómoda, primero: depende de Andrés Manuel López Obrador y él también se va a caer. Ella no tiene forma ni con resortes.

Segundo: Lo que importa en una contienda son las tendencias; entonces, cuando inicié estaba a 52 puntos de Claudia Sheinbaum, hoy estoy en más menos 12; imagínate, ella se cayó de 58; ahora (está) entre 38 y 35 puntos en algunas encuestas. Yo fui de 6 a 24 puntos, entonces tú ves que uno sube y otro baja, se había mantenido Alejandra Barrales en 25 puntos y ahora está entre 18 y 15 puntos.

—¿Cree que es inalcanzable?

—Son márgenes que se pueden reducir rápido, el primer objetivo con Claudia Sheinbaum era reducir la ventaja a un dígito; hoy la tenemos a un dígito, tenemos enfrente dos debates más, tenemos enfrente 41 días para seguir señalando su ineptitud, su falta de probidad, señalando también que la hemos convocado a que se haga un antidoping y no lo ha hecho. Está sobre una situación muy incómoda porque evadió el asunto, pero bueno, subrayar que con ella en Tlalpan se incrementó en 80 por ciento la extorsión; se incrementó en 90 por ciento el feminicidio; la pobreza, en 12 por ciento; el robo, un 45.

Además fue un completo desastre su manejo antes y postsismo, está cuestionada por su ineptitud, un tema es la tragedia del Rébsamen, pero otra cosa es la ineptitud con la que se manejó; sigue prófuga la dueña, y se señaló que podía existir una relación entre la delegada y la dueña del Rébsamen. Entonces no hay forma de mantener una candidatura con esos antecedentes.

—Ha sumado a perredistas y panistas

—Mucha gente ha coincidido en cualquiera de los temas que dividen la ciudad; entonces, hemos ido conjuntando liderazgos políticos, como el de Agustín Torres (experredista y morenista), ahora Janeth Hernández. Esas cosas van a seguir sumándose. Otra es la expresión política, en la que están expresando su simpatía, con eso nos va a potenciar muchísimo.

—¿La carrera es contra Claudia Sheinbaum?, ¿no le importa Rascón?

—No. Hay que señalar como error de ellas, y lo he aprendido viéndolas: Han sido profundamente arrogantes, el fundamento principal de sus campañas, en especial el de Claudia, es que va en primer lugar en las encuestas y parece que no hay que hacer propuestas, tampoco hay que salir a definir estos temas y yo aprendo que en todos lados, sea el deporte, la política y la vida, el peor error que se puede cometer es la arrogancia. Seguimos siempre compitiendo y todos tienen oportunidades, yo he crecido, pero no voy menospreciar a ninguno de mis contrincantes.

— Rascón le ha dado con todo.

—Sí, como lo dije en el debate, qué bueno que esté utilizando parte de su tiempo en mí; en segundo, yo si sufrí a Superbarrio, porque cerraba Reforma, era un profesional de las marchas.

He ofrecido regular las marchas, y en una competencia se vale todo, es importante que presente sus planteamientos. Yo respeto a Rascón como un contendiente, y creo que lo más importante es quién trasmite mejor sus propuestas.

—Claudia presume que tiene apoyo de académicos y catedráticos de la UNAM. ¿Con qué apoyo cuenta?

—Yo también soy académico, he publicado en revistas de alto rigor científico; he platicado con muchos académicos, no necesariamente con los que ella presume platicar. Pero yo creo que hoy lo que se necesita en materia de arreglar la ciudad son los urbanistas. Puedes hablar con un físico, pero ¿el problema es de agua? Puedes hablar con un biólogo, pero ¿el problema es de movilidad y vivienda? Entonces yo he convocado a arquitectos en el Colegio de Arquitectos, a la Sociedad Mexicana de Urbanistas, a platicar del tema de la ciudad, no en el siguiente sexenio, sino hasta los próximos 50 años, cosa que ellos no han hecho.

Y también a los académicos y científicos de nuestra ciudad y presentar crecimiento en materia de espacios para la ciencia, sobre todo en inversión e investigación. Hemos planteado que en lo que deje de ser el aeropuerto, pues se pueda generar un verdadero esfuerzo para promover el desarrollo, y el esfuerzo en la investigación en diversas ciencias y es lo que ofrezco a los científicos de nuestra ciudad.

—¿Cómo lo ha recibido la gente?

—Fue muy bonito el Día de la Madre, porque fue totalmente orgánico. Las mujeres han sido muy generosas conmigo, ya hasta parezco guapo, que no lo soy, me lo dicen.

El típico formato del mitin del PRD o Morena: va la candidata convoca a 25 o 30 personas de sus bases altas clientelares y llegan sólo para aparecer en la foto, es todo sistemático, nosotros afortunadamente hemos sido muy orgánicos, mi campaña desde el principio la fundamenté en redes ciudadanas.

—¿Qué propuestas lo hacen diferente a las candidatas?

—Primero por el contraste, me ha tocado ver problemas que tiene la ciudad en términos de reforma institucional; lo que pudimos hacer en la Cofepris, el principal problema era el acceso a los medicamentos, cuando un medicamento tardaba seis años en llegar al mercado, hoy tarda 60 días, y cuando hay 500 genéricos nuevos, bajan los precios; eso pasó por reformar la institución.

Después me tocó estar al frente del IMSS, me tocó tomarlo en números rojos, en una profunda quiebra, la que se pudo convertir en números negros; la institución más grande del Estado mexicano, 64 millones de personas, 5 millones de pensionados, por primera vez en 35 años salió de los números rojos.

Ellas, aunque le escarbes, no tienen un dato positivo en sus gestiones. Las propuestas son truncas, como cuando iniciaron en el 97; en inversión pública se cayó, y se duplicó el presupuesto, pero qué paso con ese dinero, subió la pobreza, ¿qué paso? ¡Yo sé qué pasó!, usaban de pretexto los apoyos sociales, condicionaban esos apoyos y generaron dependencia y pobreza.

Regresarle el ritmo de inversión a la Ciudad de México, en agua se invierten cinco mil millones de pesos para bajar las fugas, hoy son 40 por ciento las fugas que no se invierten, en movilidad, reingresar la inversión pública en Metro. Yo dije 100 km, porque AMLO, cero; Mancera, cero; el escándalo de la Línea 12, que costó el doble. Le debemos a la ciudad esos 100 km de Metro.

Antes nos movíamos a 40 km por hora, cuando se mantenía la inversión; hoy nos movemos a 12 km por hora, y eso implica un alejamiento a la inversión e infraestructura en la ciudad. También incluir a la gente que se ha expulsado por una irresponsable política de vivienda, en donde la gente vive en la periferia y hace tres horas y media a su casa. No se invierte en transporte público, hay que hacer otros tres trenes suburbanos, para reducirlo a 40 minutos; el Periférico exterior para sacar a los tráileres; después una inversión profunda para seguridad preventiva, para poder detener a los delincuentes e identificarlos antes de que cometan el crimen, con un millón de cámaras y reconocimientos faciales; duplicar la inversión en la policía y alumbrado público, para purgar los cuerpos y después capacitarlos y eso se hace con inversión.

También en la parte social, planteamos que las escuelas tengan comedor; estamos eliminando estas viejas costumbres de meter impuestos a la gente, como son las fotomultas, las arañas, las grúas. Ahora estamos viendo con mucha preocupación que le están metiendo un impuesto a los taxistas, que es otro robo descarado lo de las tabletas, y las verificaciones que nos dicen que en año electoral no hay verificación el primer semestre, pero hay que decirle a la gente que lo que viene es peor, se reduce el número de verificentros, entonces tienes más burocracia y luego te van a revisar, ahora, las llantas y los amortiguadores, lo que parece más cínico. La ciudad está totalmente rezagada y ahora resulta que te van a mandar a la llantera de su compadre para que te sigan extorsionando.

—¿Hará segundos pisos? ¿Continuarán las obras que tienen molestos a los capitalinos?

—Lo que veo es que hay que invertir en el mantenimiento de las vialidades, eliminar las locuras, como la de las jorobas en las calles, le hicieron caso a sus especialistas, quienes nunca han manejado un carro en la ciudad de México. Quitaron las vueltas a la derecha continuas.

Debemos ofrecer a los que llevan más de tres personas en su coche, no pagar el Segundo Piso o ponernos de acuerdo con la industria para mejorar el transporte y promover el trabajo en casa.

—Dicen que sus propuestas son fantasiosas.

—Eso me da más la razón, porque eso califica la pequeñez de sus ideas y la pequeñez de sus partidos, porque lo que planteo como cosas que no haces en la ciudad, ellas lo ven como algo imposible de hacer, entonces imagínate el riesgo que tenemos con estas mujeres, no tienen experiencia en políticas públicas, no tienen experiencia financiera, de administración pública como tal.

Me tocó encabezar un instituto donde el número de empleados era casi de medio millón, un sindicato y sus complejidades, al decir que mis planteamientos son fantasiosos se califican de ineptas, porque nunca lo hicieron, y 20 años después vienen a ofrecer movilidad en la ciudad a través de tecnología; hasta ahí es el planteamiento que viene a ofrecer Barrales. Ahora ofrece tarjetas recargadas, que se van a cargar después del 1 de julio; eso es corrupto. Además, no se ha podido hacer el antidoping Claudia. Barrales no ha explicado por qué tiene cuatro inmuebles que cuestan 7 millones de pesos y que los compró de 2012 a la fecha.

Es millonaria, ha estado todo el tiempo en la política, y ya tenemos un dictamen de perito: ganó 33 millones en toda su vida y asumiendo que no hubiera gastado un solo peso, no se puede. Tiene una casa en Las Lomas de 40 millones, un departamento en Miami de un millón de dólares, otro en Acapulco de 18 millones de pesos, pues ¿de dónde? Y le encontramos otro que decía que no era suyo y después presenta un amparo. O es suyo o no, y si no lo es, por qué lo defiende de un embargo.

—Presumen su trayectoria, ¿Mikel necesita ser diputado, delegado o presidente de un partido para gobernar la ciudad?

—No, y te lo digo en afán de construir el diagnóstico de la ciudad: hay un deterioro en los servicios, y ¿qué se necesita para mejorar los servicios? Administrar bien los recursos y administrar bien la ciudad. Y ahí es donde la experiencia mía está bien encausada, me han tocado estos retos y lo que yo le digo a la gente es que la ciudad sí puede mejorar, si la administramos bien y usamos el dinero para lo que es, si le damos a todos los adultos mayores su apoyo, si pueden salir de pobreza; si le metemos 10 mil millones de pesos a la tubería, si podemos tener agua las 24 horas los siete días del año; si hacemos 100 km de Metro, solamente así…

Y también esta corrupción, donde vemos que los delegados piden comisiones por cambiar el uso de suelo, y habrá unos metidos en el tema de las verificaciones, esto es lo que yo nunca he hecho en la vida, mi principal satisfacción como servidor público es que diseñes una solución, la midas y veas cómo funciona, ése es mi pago, nunca he ido al sector público por dinero; ¿y sabes cuál es el problema a fondo?, que los que van a las delegaciones por dinero lo que quieren es tener diez casas, relojes de oro, cinco novias, seis coches. ¿Para qué quieres eso?, y si quieres eso vete al sector privado, pero no vayas al gobierno porque le estas pasando la factura a nueve millones de personas.

—¿Es un candidato ciudadano?

—Esa es buena pregunta, cambió el PRI en agosto, cambió sus candidaturas a simpatizantes; yo nunca cambié, y eso me abrió la puerta y se la abrió a Pepe Meade, nosotros siempre fuimos muy consistentes, no quiero decir que un militante no sea ciudadano, pero yo no soy militante de partidos, soy un ciudadano que se dedica al servicio público y que ha podido generar cambios positivos en las instituciones.

—¿Han usado al PRI para atacarlo?

—Sí, pero yo no soy Javidú, ni Beto Borge, yo soy una gente normal, nunca me he enriquecido de instituciones ni negocios, no hay nada, no hay nada en la evaluación patrimonial. Existe un divorcio de los partidos políticos con la sociedad.

—¿Ya recorrió las zonas más inseguras?

—Territorios que se disputan de manera violenta; llevamos 302 giras hasta el día de hoy y la verdad no hemos tenido un solo incidente, encontramos gente que no va a votar por nosotros, pero no hay agresión y en su mayoría ha simpatizado con nuestra presencia, hemos platicado directamente de los temas con los ciudadanos, tocar a más de 200 mil ciudadanos, nuestro objetivo es alrededor de 300 mil, y me decían que no conocía la ciudad y parece ser el único argumento de Barrales. Ella es vecina de Las Lomas, no tiene nada de malo, pero sí tiene de malo no poder explicar cómo lo compraste. La conozco perfectamente (la ciudad), lo que yo pude conocer, pero ahora después de 300 giras me queda muy claro que este mecanismo clientelar ha deshumanizado la política y estos señores no tienen alma ni corazón cuando a alguien que no tiene agua le hacen pagar 500 veces más por el agua o que le cierren la llave por no votar por ellos o que le quitan el apoyo a la mamá soltera, porque tampoco va a votar por ellos, lo he podido confirmar y eso es repugnante.

—¿Dónde vivió Mikel?

—Mi familia por el lado paterno... Mi abuelo abre el Frontón México en el 29 y se queda aquí, se casa; mi padre, funcionario público, economista, hacendario ahora diplomático; se queda aquí, lleva tiempo afuera, pero de ese lado soy chilango. Nací en la colonia Cuauhtémoc, hoy vivo en Constituyentes y Reforma en el departamento de mi esposa, tuve la fortuna de no pagar departamento cuando me casé.

Del lado de mi mamá: Mi abuelo ingeniero químico, murió joven por respirar el humo de las llantas, de la colonia General Anaya, en Benito Juárez, justo en Churubusco, además no tenemos familia que no sea chilanga, somos totalmente chilangos.

—¿Qué es lo primero que va a resolver si llega al Gobierno?

—Sin duda lo primero que la gente me exige es la seguridad. Yo lo que haré en mi primer día de gobierno… Voy a tener varios meses para hacer inteligencia, con fuerzas federales, las delegaciones con narcotráfico, el primer día tendremos que abrir un decreto de emergencia para entrar tratando de no disparar un solo tiro, desarticular los cárteles de la ciudad, porque el incremento atípico en la violencia se debe a que, en el año 2000, AMLO dejó entrar a través de Tláhuac el narcotráfico en la ciudad. Los trajo de Morelos y desde ahí se ha incrementado el secuestro, la extorsión y es lo que haré el primer día de mi gobierno.

—¿Su equipo va a estar conformado por especialistas o por militantes priistas?

—No tengo presión del partido, precisamente porque en el partido llegamos a construir muchísimo. Entonces, soy un convencido de que a los gobiernos deben llegar administradores públicos, a diferentes maneras, así hemos podido evolucionar en mi vida. Sin duda necesitaré de un político que se encargue de la función de Gobierno, pero nunca nos saldremos de la línea técnica, sobre todo porque los problemas hoy son de legalidad, económicos, entonces tendré una sólida técnica y convocaré a renovar el gobierno con jóvenes que vengan de las universidades. Por ejemplo, para la reconstrucción la voy a hacer con arquitectos e ingenieros que estén todavía haciendo prácticas en la UNAM o el Poli, y a ejercer esos 40 mil millones de pesos, porque la gente está profundamente desesperada.

 

Imprimir