Sonrisas y lágrimas a menos de cien kilómetros de distancia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 14 de Mayo, 2018

Sonrisas y lágrimas a menos de cien kilómetros de distancia

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

A vuelo de pájaro, la distancia entre Jerusalén y la hacinada Franja de Gaza — “la mayor cárcel al aire libre del mundo”, como la describió ayer el canciller iraní— es exactamente de 97.2 kilómetros, pero la diferencia entre estas dos realidades es planetaria. Jerusalén era ayer una fiesta para las autoridades israelíes y para los ilustres invitados que acudieron a la inauguración de la embajada de Estados Unidos, empezando por Ivanka Trump, que presidió la ceremonia en representación de su padre. A la misma hora, un padre palestino lloraba frente al cadáver de su hijo de 15 años, que acudió a la llamada de Hamas a protestar masivamente a la frontera, sin importarle al movimiento islámico que está enviando a la muerte a los jóvenes gazatíes. Ésta es la realidad en dos puntos de Oriente Medio que se encuentran a una distancia escandalosamente corta, aunque no tan corta como para que los palestinos oigan las risas de los israelíes, ni éstos oigan los llantos de los palestinos.

Imprimir