Mundo

Laila, de ocho meses, víctima del odio palestino-israelí

Una bebé de 8 meses murió la madrugada de ayer debido a la asfixia producida por los gases lacrimógenos lanzados por el ejército israelí en Gaza durante las protestas del lunes, a las que su madre la llevó.
A las protestas convocadas por Hamas contra el 70 aniversario del Estado de Israel y contra la inauguración de la embajada de EU en Jerusalén, acudieron familias enteras, atendiendo al llamado de Hamas, padres, madres, ancianos y niños, algunos de los cuales se situaron en la vanguardia de las protestas frente a la línea divisoria.
Sin embargo, en el caso de Laila, su madre estaba junto a un grupo de personas a un kilómetro de distancia de la línea fronteriza, cerca de tiendas de campaña instaladas por los organizadores, pero el gas lacrimógeno se extendió hasta esa zona.
El vocero de las Fuerzas de Defensa de Israel, Ronen Manelis, declaró al respecto que se avisó a la población del peligro que corrían. “Si a pesar de todo van niños, el daño es enteramente responsabilidad de Hamas”, señaló.

 

Imprimir