Mundo

Kim amenaza con anular cumbre con Trump por maniobras EU-Surcorea

Pyongyang cancela reunión con Seúl que debía celebrarse hoy y advierte a Washington que deberá “pensar dos veces” todo lo relacionado con el histórico encuentro del 12 de junio

Corea del Norte se plantea cancelar la cumbre prevista para el 12 de junio en Singapur entre su líder, Kim Jong-un, y el presidente estadunidense, Donald Trump, debido a las maniobras militares que Corea del Sur y EU llevan a cabo de manera rutinaria desde el pasado viernes día 11.

Según informó la agencia oficial norcoreana KCNA, las maniobras “Max Thunder”, en las que participan las fuerzas aéreas de EU y Corea del Sur, son un ensayo para una invasión de Corea del Norte y “una provocación militar deliberada”.

A juicio de Corea del Norte, esas maniobras son una “indiscutible afrenta” a la “Declaración de Panmunjon” suscrita el pasado 27 de abril por Kim y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en dicha ciudad, donde se encuentra la frontera entre las dos Coreas y por la cual se establece un compromiso por la paz permanente y la completa desnuclearización de la península coreana.

“Estados Unidos tendrá que pensar dos veces todo lo relacionado con la anticipada cumbre con Corea del Norte, a tenor de estos provocadores ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur”, se indica en la nota.

DIÁLOGO CANCELADO. Además de amenazar la cumbre, Pyongyang decidió tomar medidas inmediatas y canceló la reunión que estaba prevista para hoy miércoles mismo entre altas delegaciones del Norte y del Sur, lo que en la práctica supone suspender cautelarmente todas las pláticas entre ambos países.

ADELANTE CON EL PLAN. La portavoz del departamento de Estado de EU, Heather Nauert, aseguró tras conocer la advertencia de Norcorea que Washington no tiene previsto cancelar esas maniobras. “No hemos escuchado nada del gobierno norcoreano ni del gobierno de Corea del Sur que indique que no vayamos a continuar con esos ejercicios o que no vayamos a seguir planificando nuestra reunión”, dijo Nauert.

Además, la vocera agregó que la Casa Blanca se basa “en que Kim Jong-un dijo con anterioridad que aceptaba los ejercicios conjuntos entre Estados Unidos y Corea de Sur”.

SORPRESA RELATIVA. La amenaza directa emitida por la agencia estatal de la dictadura estalinista pareció sorprendente en un clima de progresivo entendimiento entre las partes, tras un 2017 en el que el clima de tensión tocó máximos.

Sin embargo, Anthony Ruggiero, miembro del think tank Fundación para la Defensa de las Democracias, explicó ayer que “las acciones de Corea del Norte no son sorprendentes, porque salen directamente del manual de Kim Jong-il sobre negociaciones: eleva las expectativas sobre un éxito diplomático, cancela, o sugiere que Pyongyang podría cancelar la reunión, y luego presiona para lograr mayores concesiones para celebrar la cumbre”, en declaraciones recogidas por la CNN.

En consecuencia, Ruggiero opinó que Washington debe mantener las maniobras conjuntas con Seúl y “recordarle a Kim que la campaña de máxima presión contra Corea del Norte aumentará si se retira de la reunión”.

MANIOBRAS AÉREAS. Los ejercicios militares del programa “Max Thunder” deben durar dos semanas en total, y en ellos participan un centenar de aviones, entre ellos ocho del tipo F-22, indetectable para los radares, así como cazabombarderos F-15 y bombarderos estratégicos B-52.

Corea del Sur y Estados Unidos realizan regularmente ejercicios militares conjuntos que siempre han suscitado el rechazo del régimen de Pyongyang.

 

Imprimir