Cultura

Fallece Tom Wolfe: una voz del Nuevo Periodismo que se apaga

El célebre reportero y escritor tenía 88 años de edad. Narró en sus novelas, con ironía, la complejidad y la decadencia de la sociedad norteamericana

El célebre autor estadunidense Tom Wolfe, uno de los precursores del Nuevo Periodismo y autor de novelas que retratan a la sociedad de su país como La hoguera de las vanidades, Todo un hombre o Bloody Miami, entre otras, falleció a los 88 años, informó ayer su agente.
Según dijo Lynn Nesbit a medios locales, Wolfe, aquejado de neumonía, falleció ayer  tras ingresar por una infección en un hospital de Nueva York, ciudad donde residía, con su mujer y sus dos hijos, desde 1962, cuando comenzó a trabajar para The New York Herald Tribune.
Desde esa década de cambios en la música, el arte y las convenciones sociales, Wolfe desarrolló su oficio de reportero y cronista para narrar con ironía, sarcasmo y crudeza la complejidad y decadencia de la sociedad estadunidense. Sus obras, así, transitan por la realidad y la ficción.
Wolfe nació en 1930 en Richmond, la capital del Estado de Virginia, se matriculó en estudios americanos por Yale y, tras comenzar trabajando de redactor de un periódico de Massachusetts llamado Springfield Union, a mediados de los 60 dio el salto a revistas como New York y Esquire.
Uno de sus textos más recordados, es la crónica de 1970 en The New York Magazine titulada Estas veladas radicales chic, en la cual  relató esa descomunal fiesta que Leonard Bernstein y sus amigos organizaron en la elegante casa del compositor en Manhattan, un dúplex de 13 habitaciones ubicado en Park Avenue, para recaudar fondos para los Panteras Negras. También fue memorable su enemistad con el periodista y escritor Norman Mailer.
Toda su capacidad narrativa se dio en The New York Herald Tribune, con el apoyo de su director, Clay Felker, que animaba a sus reporteros a ir “más allá del periodismo objetivo”, rompió las convenciones y dio forma a un nuevo estilo híbrido de reporterismo que bebía de la literatura.
El Nuevo Periodismo, que se consolidó en EU en las décadas de los 60 y 70 con la contribución de figuras como Truman Capote o Gay Talese, utilizaba técnicas novelísticas para relatar hechos, con diálogos completos o detalladas descripciones de carácter social.
Wolfe, en cuya descripción destacaban siempre sus impolutos trajes blancos, solía decir que para escribir una gran historia es necesario salir y precisamente por ello se convirtió en un gran cronista de la sociedad estadounidense.
En una entrevista, el autor reconoció que comenzó a trabajar en periódicos tan pronto como se graduó y, aunque pensó que sería “novelista algún día”, perdió el interés en ese género porque escribir no ficción “era muy excitante”.
Prueba de ello son ensayos como El buen género (1979), donde relata la personalidad humana de un astronauta con motivo del primer viaje a la Luna, o La palabra pintada (1975), en la que ironiza acerca del mundo actual del arte.
Con su prosa cargada de exclamaciones y digresiones abordó multitud de temas, desde el movimiento psicodélico hippie, en Ponche de ácido lisérgico (1968) hasta el estilo arquitectónico de la Bauhaus en ¿Quién teme al Bauhaus feroz? (1982), pasando por lo que era El Nuevo Periodismo (1973).
Y tras 1984, cuando se lanzó por fin a la novela, firmó La hoguera de las vanidades, que primero salió en fascículos en la Rolling Stone, se publicó como libro en 1987 y es hoy un best-seller que retrata el ascenso y la caída de un especulador de Wall Street en el ambiente neoyorquino de los años ochenta.
Otras novelas que deja para la posteridad son Todo un hombre (1998), que describe la vida de los años 90 en el sureste de Estados Unidos, Yo soy Charlotte Simmons (2004) y Bloody Miami, que publicó tan recientemente como 2013.
Cuando promocionaba esa última novela en Barcelona, Wolfe explicó que viajó trece veces a esa ciudad del sur de Estados Unidos para conocer de cerca a sus gentes porque estaba interesado en narrar “qué pasa con los inmigrantes” una vez “se establecen”.
El reino del habla, su último ensayo sobre la teoría de la evolución con críticas a Charles Darwin y Noam Chomsky, salió al mercado en 2016 y culmina una prolífica lista de artículos y una obra de 17 títulos, entre ensayos y novelas.
No obstante, el periodista dijo ese mismo año en una entrevista a CBS que tenía “sólo cinco libros más planeados”, uno de ellos sobre la corrección política, que le parecía “el tema más divertido en mucho, mucho tiempo”.
“No es sólo un icono estadunidense, tenía una enorme reputación internacional”, dijo a The Wall Street Journal su agente, que lo recuerda como una de las personas “más modestas y nobles” que conoció, con quien nunca intercambió “una mala palabra”.

 

Imprimir