Ciudad

Hacen del Eje Troncal Metropolitano la vialidad más lenta de la CDMX

A ocho años de su construcción, la actual administración, encabezada por José Ramón Amieva, está construyendo la ampliación de la Línea 5 del Metrobús, que irá de Río de los Remedios a Vaqueritos; con ello, ha paralizado el tránsito de la arteria

En el periodo 2000-2010, el Gobierno de la Ciudad construyó el Eje Troncal Metropolitano, una vialidad rápida que supuestamente agilizaría los traslados desde Ecatepec a Xochimilco; sin embargo, a ocho años de haberla llevado a cabo, la actual administración, encabezada por José Ramón Amieva, está construyendo la ampliación de la Línea 5 del Metrobús, que irá de Río de los Remedios a Vaqueritos y con ello ha paralizado el tránsito de la arteria.

Actualmente parte del Eje Troncal Metropolitano, de 44 kilómetros —supuestamente— de vialidad continua, se encuentra en obras, “y con el tránsito desquiciado”.

Cientos de trabajadores están ocupando carril y medio de la vialidad, por ambos sentidos, puesto que realizan labores de levantamiento de pavimento, zanjeo, colocación de concreto hidráulico y construcción de las estaciones para el Metrobús.

Lo anterior está provocando un colapso vial debido a que la arteria, cuya circulación inicia en Ciudad Azteca, en el Municipio de Ecatepec, y llega a Periférico, en la delegación Xochimilco, no tiene la suficiente capacidad para que circulen al mismo tiempo automóviles particulares, camiones de carga, tráilers, microbuses y autobuses del transporte público.

Con esto, el esfuerzo de las administraciones pasadas encabezadas por los entonces perredistas Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas y Marcelo Ebrard, para construir 14 obras, 11puentes vehiculares, pasos vehiculares inferiores en avenida Oceanía, el Distribuidor Vial Heberto Castillo y el Distribuidor Vial Ermita Iztapalapa-Eje 3 Oriente, se fue a la basura, puesto que la circulación en la mayor parte de la arteria, a toda hora, es siempre a vuelta de rueda.

Crónica realizó un recorrido por el lugar, y confirmó que el caos sobre el Eje 3 Oriente se agravó.

La construcción del Metrobús paralizó el tránsito de la arteria, que solamente cuenta con carril y medio para el paso de los automóviles, camiones de carga, trailers y microbuses por la arteria.

Lo peor, dicen conductores y vecinos de Iztacalco, es que aun concluyendo la obra seguirán los tapones viales, puesto que las estaciones que se están construyendo ocupan un carril, más otro carril por donde llegará el Metrobús; sólo dejarán uno para el tránsito de los automovilistas.

El Eje 3 Oriente es una vialidad primaria importante, que sirve de conexión de la zona norte con la oriente, es la vía que utilizan los camioneros y traileros de carga para llegar y salir de la Central de Abasto.

En la vialidad, un automovilista puede tardar hasta una hora en cruzar un tramo en el que antes le tomaba 10 minutos de su tiempo.

No hay personal de tránsito, sólo maquinarias y trafitambos.

CALVARIO. Desde la estación Coyuya, de la Línea 8 del STC, inició el recorrido de Crónica. Apenas y pones un pie en la salida y se puede observar el caos que hay en Eje 3 Oriente.

La gente, en muchas ocasiones, ya no utiliza el transporte público, puesto que prefiere caminar hacia su destino.

Al subirnos a una unidad comprobamos lo complicado que es para muchos usuarios pasar más de una hora atorado en el tráfico.

El calor, los gritos de choferes y automovilistas pidiendo que le pisen un poco más, claxonazos, recordatorios familiares, hombres peleándose a golpes… lo que se puede ver todos los días en la arteria.

“Súbale San Lázaro, Metro Escuadrón, aunque se vaya parado hay lugares”, gritaba el chalán de un chofer de una combi, la cual abordamos.

1 hora con 36 minutos, fue lo que tardamos en llegar a San Lázaro, desde Coyuya antes se ocupaban 15 minutos, más o menos, en recorrer tal tramo.

Muchos pasajeros comentan que ese tiempo es sumamente exagerado y gracias a las obras se ha tenido que extender para poder llegar a tiempo o quitarse el estrés de encima, después de un largo día de trabajo.

Incluso el día de ayer, Día del Maestro, cuando la mayoría de escuelas públicas no tuvieron clases, se contemplaba bastante tráfico; no hay día que se salve de tener tanta carga vehicular; el calor hace que muchos ya empiecen por desesperarse y comiencen a bajar y otros que tienen que aguantarse.

Ése es el día a día de miles de capitalinos pasan a causa de las obras ocasionadas por la extensión de la Línea 5 del Metrobús.

Imprimir