Con la vara a buena altura - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 15 de Mayo, 2018
Con la vara a buena altura | La Crónica de Hoy

Con la vara a buena altura

Marielena Hoyo Bastien

Entre las ofertas de campaña que los candidatos a la Jefatura de Gobierno-CDMX han asumido como compromisos respecto al tema animales no humanos, destacan particularmente tres de Alejandra Barrales: la creación de una escuela para educar responsabilidad en

quienes tienen fauna bajo su custodia; la propuesta de una consulta para determinar la prohibición de las “corridas de toros” en la capital mexicana y, su rebase de la frontera de lo doméstico para entrarle de lleno a otro complejo, controvertido y oscuro tema como son los zoológicos capitalinos, dejando clara su intención de  reconvertirlos para dignificar la vida de sus huéspedes eternos, e incluso citando la posibilidad de trasladar a “santuarios” (nacionales e internacionales) a determinados individuos de especies en peligro de extinción.

Lo anterior, of course, suena ideal y realmente es afanosamente indispensable, sólo que…

¿Entenderá la postulante el real alcance económico y de otras índoles que le significará cumplir, y más allá, conocerá que hay leyes que lamentablemente en algunos casos le impedirán consumar su sana pretensión?, y…

 

 

Ya que que estoy en EL TEMA zoológicos capitalinos, me permito sugerir que así como sus directivos aprovechan cuanta oportunidad tienen para disimular sus fallas “presumiendo” los mismos dizque programas de conservación —que ¡OJO!, los cuestiono partiendo de que exclusivamente cumplen el de lobos mexicanos y el de cóndores de California, al tratarse de compromisos binacionales, más no el correspondiente a teporingos y menos el de los ajolotes— asimismo y con la misma enjundia nos explicarán lo que entienden por “conservación”, y tras ello nos esclarecieran los múltiples escapes de animales (confesados de parte 7 al año en promedio, y la mayor parte aves) donde el Zoológico de Chapultepec se lleva las palmas. Y no tanto porque sean hechos imposibles puesto que se trata de seres vivos con capacidad de decidir, sino porque no se entiende que ni por conveniencia reporten masivamente los sucesos para ver si alguien reporta o detecta a los huidos, y también porque su desaparición simplemente queda consignada bajo el estatus de NO RECUPERADOS. ¿Sin mayor responsabilidad administrativa?

Me quedo harto sacada de onda y ­preocupada, puesto que entre las fugas más recientes están una guacamaya verde y un loro cabeza blanca que debieron encontrarse vivos o muertos, de haberse seguido un protocolo para su ubicación y rescate. También se documenta la desaparición de un mapache y la de un zorrillo moteado, sumando los últimos 5 años y entre las 3 instalaciones 34 escapes y ningún animal recobrado. Pienso entonces en torpeza, carencia de formulismos, fauna depredadora sin control eficiente o… en hurtos, porque algunos especímenes desertaron en grupo y NADIE los vio. Ajá, pero…

Regresándome al tema que provocó el título de la presente colaboración y sacando los zoológicos del paquete, porque nunca terminé de entenderme al respecto con el Dr. Mancera, quien gane LA posición buscada tendrá la vara muy alta porque sin duda y en el tema animales domésticos, el hitazo fue la creación del primer Hospital Veterinario Público al que sólo habría de afinársele un argumento… quizás sólo uno, y replicarlo, o al menos cumplir con lo que la Ley de Salud local mandata respecto a las hasta ahora inexistentes Clínicas Veterinarias Delegacionales.

En fauna silvestre el paradigma se lo llevó el más reciente decreto por el que se prohíbe el uso (y abuso) de cualquier especie de mamífero marino, no sólo en espectáculos sino hasta para el fraude que son las “delfinoterapias”. ¡Bien por la ALDF y por COMARINO!, y es que…

Pese a que mi estimado Manuel Granados, en su calidad de Consejero Jurídico consideró el asunto fuera de competencia, resultó que la presente administración lo asumió y de inmediato publicó en la Gaceta Oficial, que da tiempo suficiente para que los únicos delfines y los lobos marinos ubicados en CDMX (Six Flags), propiedad de Discovery, y que todavía eran utilizados para “actuar”, sean reubicados en instalaciones con agua marina y mucho mejores condiciones ambientales. Conoceremos de esa forma el grado de conciencia de la empresa, así como también el del compromiso de la Jefa Ale contra la tauromaquia, gobernada por tres de las familias más ricas e influyentes del país. En esto no pinta Mikel Arriola, dado que en su primera juventud… ¡ah, jijos!... pretendió ser “matador”.

 

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios