Alejandro Díaz de León

El gobernador del Banco de México tuvo una actitud titubeante y reacción tardía a los ataques que sufrió el sistema de pagos SPEI. Totalmente desorientado, el 27 de abril señaló que se trataba de una saturación y 19 días después sale a los medios a decir que fue un hackeo al sistema de compensaciones de la banca comercial. Son lamentables las constantes declaraciones oficiales minimizando el hecho. Les roban 400 millones de pesos y dicen que no pasa nada, que los depósitos están seguros.

Imprimir

Comentarios