Espectáculos

Manolo Caro y Straight combaten las “etiquetas sobre la sexualidad”

El director Manolo Caro estrenó su más reciente obra Straight, en la cual desafía los prejuicios sobre las preferencias sexuales. Después de la primera función el realizador conversó con Crónica a propósito de la obra que tiene como trasfondo la frustración de los sueños a través de una historia sobre la libertad de elección de la identidad sexual.
“Me interesa hablar de cuando la vida te trunca tus sueños, cómo le haces para reinventarte, cómo generas y cómo cambias para volver a ese camino tan complicado y complejo que todos queremos, que es el ser feliz”, explicó el cineasta, mayormente conocido como director de cine por sus películas No sé si cortarme las venas o dejármelas largas y Amor de mis amores.
“No tiene nada más qué ver con lo sexual, sino tiene que ver con cómo la sociedad muchas veces parece que nos tiene que determinar o nos tiene que decir qué es la felicidad, cuando se puede encontrar de otros lugares o de otras maneras”, añadió el realizador.
Tras haber estado durante tres años en el Off-Broadway de Nueva York, Straight, de Scott Elmegreen y Drew Fornarola, llega al Teatro Milán de la Ciudad de México por primera vez de la mano de La Rama de Teatro y el director, productor y escritor mexicano Manolo Caro, luego de que surgió como una iniciativa de su hermano.
La trama de la obra atrapa: Dan (Erick ElÍas), es un hombre que trabaja en un banco y que tiene novia (Zuria Vega en el papel de Elsa). A través de una app de relaciones, Dan conoce a Andy (Alejandro Speitzer) y comienza entonces un trío amoroso, donde muchas cuestiones se ponen sobre la mesa y ahí va lo interesante de la obra. “Esta obra va a tener una resonancia muy particular por los tiempos que estamos viviendo”, expresó el productor Óscar Uriel.
“Planteamos una situación, no juzgamos ni aplaudimos ni castigamos ninguna de las decisiones que toman los personajes, sólo planteamos lo que puede suceder y las cosas que ocurren a las que vale la pena darle voz”, explicó Manolo Caro.
“Pareciera que si no etiquetamos a las personas, no sólo en la sexualidad, no se podría entablar una relación. Eso me parece alarmante y también para visibilizar y darle voz a temas como a que cuando aparece en el núcleo de tu familia se convierte en una epidemia, o al contrario, se hace como algo de lo que es prohibido hablar”, añadió.
Finalmente, explicó que su interés está más allá de vender boletos y jugar con el morbo, “hubiera sido para nosotros muy fácil hacerla muy morbosa y vender más boletos, pero no es nuestro interés. Nuestro interés es contar la historia de estos tres personajes en las circunstancias que se encuentran, en las decisiones que toman y por qué las toman”, concluyó el director.

 

Imprimir