Academia

Visiones de nuestra naturaleza se exhibe en las Rejas de Chapultepec

Exposición. La muestra está conformada por más de 70 imágenes, finalistas del Concurso Nacional de Fotografía de Naturaleza. El 29 de junio se dará a conocer a los ganadores

La mejor forma de vivir la naturaleza es atestiguarla, si no es posible, para asombrarse y preservarla puede bastar una imagen. El intermediario entre ese fantástico instante y su observación en una revista o exposición es un tipo de especie particular.

Un fotógrafo de naturaleza debe amar su oficio, debe tener una gran fuerza de voluntad, temple y una  paciencia ejemplar, señala Miguel Ángel Sicilia, quien ve reflejadas estas características en él y sus compañeros de oficio. El fotógrafo señala también que alrededor del 90 por ciento de los que se dedican a esta actividad son biólogos de formación, lo cual propicia una cercanía natural con el medio ambiente. Su tío dice que para ser fotógrafo de naturaleza hay que tener “mente, corazón y bolas”.

Para algunos especialistas, Miguel Ángel Sicilia es uno de los mejores fotógrafos mexicanos de esta especie; esa pasión es uno de los motivos que lo ha llevado a coordinar el Concurso Nacional de Fotografía de Naturaleza, que este año llegó a su cuarta edición. Impulsado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) y patrocinado por National Geographic y Nikon, entre otros, se acerca a la recta final para premiar a sus ganadores, el 29 de junio en el Cenart.

Mientras tanto, las más de 70 imágenes de los fotógrafos finalistas pueden apreciarse en la exposición Visiones de nuestra naturaleza, la cual se montó en las Rejas de Chapultepec, en avenida Reforma, donde se espera sea visitada por alrededor de 400 mil personas hasta su conclusión, el 16 de julio.

INAUGURACIÓN. Durante la inau­guración de la muestra, Carlos Enrique Galindo, director de Comunicación de la Ciencia de la Conabio, manifestó que el concurso tiene dos objetivos principales: crear conciencia pública sobre la importancia de la naturaleza y demostrar que en México hay una gran calidad de fotógrafos de esta área, con relevancia internacional.

Refirió que las fotografías corresponden a 80 finalistas y que, al igual que en los concursos anteriores, formarán parte del archivo del Banco de imágenes de la Conabio, por lo cual serán de uso público.

Para esta nueva edición se recibieron más de nueve mil 500 fotografías, algunas de las cuales participaron en algunas de las nuevas categorías del concurso, como Fotorreportaje al natural y Subacuática.

Para Miguel Ángel Sicilia, ese temple, paciencia y fortaleza y resultado del fotógrafo, son de poca relevancia si éste no cierra el ciclo de su trabajo. “Esto es cuando se comparten las fotografías, la cúspide de nuestro trabajo es mostrarlas”.

Imprimir