El cáncer de ovario, la enfermedad silenciosa que mata a las mujeres - Diva Hadamira Gastélum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 17 de Mayo, 2018
El cáncer de ovario, la enfermedad silenciosa que mata a las mujeres | La Crónica de Hoy

El cáncer de ovario, la enfermedad silenciosa que mata a las mujeres

Diva Hadamira Gastélum

El cáncer es la principal causa de muerte a nivel internacional, de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 32 millones de personas la padecen; calculándose un poco más de 8.8 millones de defunciones. Las cifras no son alentadoras, pues la OMS asegura que en los próximos 20 años se incrementará hasta en un 70 por ciento (14 millones al año).

Conocemos los diferentes tipos de cáncer responsables del mayor número de fallecimientos: pulmonar, hepático, colorrectal, gástrico y de mama; sin embargo, es el cáncer de ovario el más letal, incluso que el cáncer de mama o cervicouterino. Y es que a pesar que esta enfermedad silenciosa ocupa la séptima causa de muerte entre los cánceres, representa el 47 por ciento de las defunciones, convirtiéndose en la primera causa de mortalidad entre los cánceres de origen ginecológico a nivel mundial.

En México, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), al año se registran aproximadamente 4 mil casos que se traducen  en 11 diagnósticos diarios y 7 muertes; siendo las mujeres entre 45 y 60 años así como aquellas que están en la menopausia, las más vulnerables para padecer este tipo de cáncer.

Existe un patrón importante en este tipo de cáncer: la herencia familiar, si bien el cáncer de ovario puede representar entre la población el 1.8 por ciento de las mujeres, en el caso que uno o varios familiares en línea directa con cáncer de mama o de ovario lo padezcan, éste aumenta de 5 a 45 por ciento el factor de riesgo (Incan).

Son varios los factores que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de ovario: el inicio de la menstruación antes de los 12 años, el no haber tenido hijos, la obesidad, la terapia de reemplazo hormonal, los medicamentos para la fertilidad, la edad y los antecedentes personales de cáncer de mama.

Sin embargo, y como lo mencioné en un principio, esta enfermedad es considerada “silenciosa”, pues algunas mujeres que padecen cáncer de ovario en etapa temprana llegan a presentar síntomas como incomodidad gastrointestinal (GI) ligera, presión en la pelvis, dolor, inflamación del abdomen y en algunos casos no produce dolor ni otros síntomas previos para sospechar de la enfermedad; por el contrario, estos síntomas llegan a asociarse a otros padecimientos como la colitis que suele ser atendida con analgésicos o espasmódicos.

Es importante mencionar que existe una falsa percepción de que con el estudio de Papanicolaou es suficiente para detectar cualquier tipo de cáncer ginecológico, situación que no es así, ya que los ovarios están lejos del cuello de la matriz y para su mejor evaluación se requiere de un ultrasonido pélvico y o transvaginal con método doppler.

Las estadísticas y la información de diversos estudios en relación al cáncer de ovario, y actualmente, la baja probabilidad de detectar anticipadamente esta enfermedad, demuestran la urgencia de implementar una campaña de información, educación y acción a nivel nacional, para aminorar el índice de muertes que genera este tipo de cáncer y hacerle frente a uno de los retos más importantes en materia  de salud.

En nuestro país con la inclusión del cáncer de ovario en el fondo de protección de gastos catastróficos del Seguro Popular, hoy brinda cobertura del 100% en su diagnóstico y tratamiento. Con este logro, se han beneficiado 4 mil mujeres al año que han sido diagnosticadas con dicho padecimiento.

Los retos aún son mayores, es fundamental promover medias para informar sobre la importancia de esta enfermedad, así como desarrollar estrategias para concientizar a la población sobre su prevención y atención.

Desde el Senado de la República hemos visibilizado e impulsado esta problemática de salud pública en la agenda nacional, la lucha que hemos llevado permanentemente nos ha permitido entregar buenos resultados; no obstante, sigue siendo un tema urgente por atender.

Es momento de implementar acciones que ayuden a su diagnóstico temprano, a mejorar su pronóstico y tratamiento, pues cuando el cáncer de ovario es diagnosticado en su primera etapa, es potencialmente curable.

Garanticemos el derecho a la salud de todas las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario. La vida de las mujeres no debe de estar en riesgo, concienticémonos y sensibilicémonos sobre un problema de salud tan importante como lo es el cáncer de ovario.

 


Senadora de la República
@DivaGastelum

Imprimir

Comentarios