Ciudad

Ataques, burlas y retos, el resultado del round 2

Los candidatos hicieron su esfuerzo por llamar la atención; Mikel usó fotografía para embestir a Sheinbaum ◗ Lorena Osornio se mostró nerviosa; apenas y podía hilar frases; Claudia recurrió a su ironía

En punto de las 19:30 horas, una lluvia de promesas cayó sobre el plato televisivo del Canal 11 del IPN. Los ofrecimientos venían en forma de pensiones para mujeres, para estudiantes y para viejitos. Aunque también hubo minutos para que el golpeteo apareciera.

Durante los primeros 40 minutos, algunos golpes a Mancera, otra vez chubasco de promesas y después, como en aquel juego de niños en los que todos mantenían la calma hasta que alguno cantaba “declaro la guerra en contra de…”.

Y la guerra de palabras de Mikel Arriola fue abierta contra Alejandra Barrales, la candidata de la coalición Por la CDMX al Frente.

Arriola atacó a Barrales por el ya conocido tema del departamento que tiene en Miami y del que presuntamente también posee en Polanco. El candidato priista pidió a la exlíder sindical que esclarezca esto y agregó un faul de última hora: que la tarjeta Pa´las jefas, una promesa que la perredista presentó en cámara con megatarjeta y todo, es un delito electoral.

Y de manera inmediata, con seguridad, retó a Mikel Arriola a comprobar que el departamento que tiene en Polanco (el de Miami ya no fue tema): “Si tú logras corroborar que es mío el departamento, yo renuncio a mi candidatura, pero si no lo haces, tú debes renunciar a la tuya”. Luego, un remate con rudeza patente: “Yo no tengo un suegro que me mantenga”.

Mikel guardó silencio y se reservó el uso del micrófono…

Pero esto no significó que Arriola no fuese a abrir un segundo frente en esta guerra. Por el contrario, el ataque contra Claudia Sheinbaum (el objetivo apreciado por todos esta noche) se acompañó con una foto del Puente de los Poetas que fue construido en 2003 “con un presupuesto de 26 mil millones de pesos”.

Después de que el candidato priista mostrara la imagen, Claudia se limitó a sonreír de manera burlona y escribió algo en una hoja. Al pedir su derecho de réplica Sheinbaum lanzó: “Mientes Mikel, no tiene sentido contestar detalladamente”, y pasó a sus propuestas.

Ahora Barrales se unió al ataque de su recién nockeado enemigo: la perredista arremetió también contra Sheinbaum: “Le agradezco que haya limpiado de corrupción al PRD, Claudia, porque hoy todos los que están en tu campaña son justamente los que llenaron de corrupción en su momento a nuestro partido: Bejarano, Carlos Imaz, tu esposo, hoy está en tu campaña. ¿Se acuerdan de los escándalos de la Línea 12? Marcelo Ebrard, Mario Delgado. El News Divine, donde perdieron la vida 12 jóvenes, Chíguil ahora está en tu campaña: el Rébsamen, segundos pisos, opacidad, esa es la verdadera corrupción que tú te llevaste”.

Al respecto, Sheinbaum se limitó a decir: “Alejandra, ¿quién quiere hablar de los exmaridos?”.

Pero no es que los otros candidatos no hicieran su esfuerzo por llamar la atención. Mariana Boy, candidata por el Partido Verde, se observó más tranquila que en el encuentro pasado, criticó de primera cuenta el trabajo del exjefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera por “no hacer nada”.

La segunda fue Lorena Osornio, candidata independiente, con nerviosismo de nueva cuenta, habría que contar los atorones verbales para ver si hubo más que la primera vez, pero para eso hay que dedicar algún tiempo a revisar videos… queda también para después.

Marco Rascón, del Partido Humanista con algunos titubeos y silencios, dio a conocer su propuesta en tema económico. Fue el único candidato que con claridad le entró a lo impopular a mitad de los chubascos de promesas no fondeados: el humanista habló de que sí debían cobrarse impuestos, sí debían seguir las fotomultas y apostar a los ciclistas y peatones.

Mientras que Purificación Carpinteyro prometió ahorrar 10 mil millones de pesos para invertir en nuevos empleos dentro de la capital. Su peinado parecía un tanto descuidado.

Finalmente, Mikel Arriola, ya con Barrales y Sheinbaum enfrentándose, aseguró que “Claudia y Alejandra son el cinismo atroz, que ofrezcan empleos 20 años después que gracias a sus partidos se perdieron empleos y salario. Mandaron a la ciudad al penúltimo lugar en competitividad”.

SEGUNDO SEGMENTO. Durante la intervención de los candidatos para el tema de Desarrollo Social, el subtema más relevante escogido por la ciudadanía fue la atención a los damnificados por el sismo del 19 de septiembre.

Los primeros 15 minutos se centraron en el golpeteo contra la exdelegada de Tlalpan y su supuesto abandono a los damnificados.

Quien inició el golpeteo fue Alejandra Barrales, quien aseguró que Sheinbaum es la principal responsable de la muerte de los niños del Colegio Rébsamen. Incluso reprodujo un audio del padre Alejandro Jurado, quien le exigió dar la cara.

El segundo en golpetear a la candidata fue Mikel Arriola, asegurando que si Claudia no quiere hablar del tema del sismo en Tlalpan se debe a que se sabe que ella abandonó a los habitantes.

“Claudia, mírame a los ojos, por tu ineptitud se perdieron vidas en un colegio, lamentablemente por tu ausencia, corrupción e ineptitud se perdieron 26 vidas en un colegio, si hubiera justicia en esta ciudad tú deberías de estar en la cárcel, los gobiernos de Morena y PRD tienen a 28 mil personas sin casa y sin esperanza”, criticó.

Y las miradas de frente escasearon, porque la morenista se dirigió a Barrales y ésta no levantó la vista de la tarjetita en la que escribía en espera de su turno.

Lorena Osornio aseguró que durante sus recorridos por la demarcación, los vecinos le mandaron un mensaje: “Ellos lo dicen, no yo, piden que des la cara porque los dejaste sin una respuesta. Ellos están enojados”. Otra vez se le trabó la lengua.

Carpinteyro se sumó también y culpó a Claudia por lo que se vivió el 19-S en Tlalpan.

El tiempo se acababa y, aunque era evidente que el gusto por llevarse pesado estaba muy presente, los candidatos tenían aún una nube cargada de más y más y más promesas...

Imprimir