Alfonso Romo y su segunda apuesta por la política - Claudia Villegas Cárdenas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 17 de Mayo, 2018
Alfonso Romo y su segunda apuesta por la política | La Crónica de Hoy

Alfonso Romo y su segunda apuesta por la política

Claudia Villegas Cárdenas

Hace apenas dos décadas, Alfonso Romo era un empresario reconocido y admirado en el sector empresarial. Su ascendente carrera fue motivo de coberturas periodísticas por parte de la prensa nacional y extranjera. Romo consolidó hasta el 2000 su imperio en el sector de las semillas y ampliaba la participación de sus negocios.
Sin embargo, en 2005 los negocios de Alfonso Romo, fundador del Grupo Pulsar, ya enfrentaban grandes problemas. La apuesta de Romo fue riesgosa, buscó transferir sus negocios en el sector tradicional para iniciar una aventura en el mercado de las semillas y las tecnologías del futuro para la producción de alimentos.
Romo, sin embargo, tuvo que hacer frente a una embestida de la dinastía regiomontana que no vio con buenos ojos que el fundador de Seminis  comprometiera los recursos de la familia Garza Lagüera en la costosa aventura de convertir a la empresa mexicana en el imperio de las semillas y productos frescos genéticamente mejorados.
Fue en el año 2000, cuando Romo inició el remate de sus principales activos – Seguros Comercial América a ING y algunas plantas de Empaques Ponderosa a la Organización Editorial Mexicana (OEM) para financiar la expansión de Seminis, empresa que logró controlar el 22 por ciento del mercado internacional de semillas. Sin embargo, fue el embate de grupos ambientalistas y activistas como Greenpace el que impulsó campañas en contra del consumo de alimentos mejorados genéticamente. Esas campañas, con o sin argumentos sustentados, modificaron las expectativas y planes de negocios de Romo.
Finalmente, en enero de 2005 y, tras una intensa guerra comercial, Romo tuvo que vender los activos de Seminis a su competidor estadunidense, la empresa Monsanto para cubrir parte de la deuda que mantenía Savia por más de 1,300 millones de dólares. Así, Alfonso Romo abandonó su bajo perfil y su pragmatismo empresarial para combinar la política con los negocios en el momento justo en el que se presentaron las denuncias de la familia Garza Lagüera, propietaria de más del 68 por ciento del Grupo Savia, que lo culparon de las minusvalías registradas en su patrimonio durante los últimos años.
Hoy, Alfonso Romo forma parte del equipo de primera línea de Alfonso Romo. Así fortaleció su interés por la político y, en muchos frentes, se ha convertido en el talón de Aquiles de Andrés Manuel López Obrador, pues en su libro escribió sobre los supuestos beneficios que Romo habría obtenido del Fobaproa al negociar deudas con la banca.
En 2005, ya con un gran cúmulo de problemas familiares y empresariales, Romo buscó la autorización para operar un banco mientras encabezaba el movimiento Opción Ciudadana rumbo a las elecciones de 2006. Pero el escenario no era el propicio porque Romo estaba cubierto por el descrédito de los problemas de pasivos gigantescos que enfrentaban sus compañías n


claudiavillegas @revistafortuna.com.mx
Twitter@LaVilleghas1

Imprimir

Comentarios