Espectáculos

Usan el cine de animación para dar mensajes con causa

Eduardo Rivero y Miguel Ángel Uriegas dirigen y producen Un ángel en el reloj, que se estrenará en México y formará parte del Festival Annecy y Un disfraz para Nicolás, que llegó a Cannes

Desde hace algunos años la productora Mantarraya se ha caracterizado por realizar filmes que son un duroreflejo de la sociedad mexicana. Los trabajos de directores como Amat Escalante y Carlos Reygadas forman parte de su catálogo, y ahora la empresa lleva sus creaciones al campo de la animación a través del sello Fotosíntesis Media, que nació con la intención de hacer filmes con conciencia.

Los directores y cineastas Eduardo Rivero y Miguel Ángel Uriegas, quienes antes trabajaron en La increíble historia del Niño de Piedra (2015), encabezan los primeros filmes de este proyecto y en entrevista con Crónica comparten los detalles: “Desde que las desarrollamos estamos detectando un problema social, en estos casos el síndrome de Down y el cáncer, desde que hacemos el guion hacemos una metáfora en la que explicamos el problema y también hablamos de su solución”, explicó Uriegas.

La cinta Un Ángel en el reloj es una historia de dibujos animados que cuenta la historia de Amelia, una niña con cáncer que quiere detener el tiempo. Al tratar de hacerlo conocerá a Malachi, un ángel que vive dentro de su reloj cucú, quien la llevará a los campos del tiempo, un mundo cargado de imaginación y magia, donde esa niña aprenderá el valor del aquí y ahora. Se trata de una cinta que busca luchar contra la inconsciencia infantil y trata de encontrar una forma de darle solución a dicha problemática.

“Un amigo de la primaria padecía esta enfermedad, pero puedo decir que es  un caso de sobreviviente. Ésta es la primera película de Fotosíntesis con causa, hice una investigación bastante larga y descubrí que los niños se lamentan del pasado, a raíz de eso es que quise hacer esta historia de los niños que no son conscientes y que sólo saben que están enfermos y toman medicinas, pero no se dan cuenta que al parar el tiempo, no sólo paran las cosas malas, también las buenas porque vienen en conjunto”, expresó Miguel Ángel.

El filme, además de que tendrá su estreno en las salas mexicanas a partir del 25 de mayo, también formará parte del Festival Annecy, que se celebra del 11 al 16 de junio en la ciudad francesa, y que es considerado el encuentro fílmico más importante del mundo en cuestión de animación. “Es un honor importante formar parte de este festival, porque queremos que la película pueda llegar a la mayor cantidad de público posible”, dijo.

Mientras tanto, la distribución del filme en salas mexicanas incluye proyecciones en 14 estados gracias a Cinépolis Distribución, entre los que están el Estado de México, Puebla, Coahuila, nuevo León, Jalisco, Baja california y la Ciudad de México, por mencionar algunos. “La intención es llevarla a muchos lugares más y que en algún momento pueda representarnos como país, creo que es importante que este tipo de cine tome posición y sobre todo que haga conciencia en la sociedad y en este caso, en los niños principalmente”, dijo.

Para darle mayor proyección, el filme cuenta con un doblaje que incluye las voces de figuras famosas. Erick Elías compartió detalles sobre su personaje: “Yo soy Alejandro, el papá de Amelia. Tiene una fuerte influencia de lo que representa la presencia de la responsabilidad y de tener que ir a trabajar y dejar a la familia. Muchas veces quisiera parar el tiempo, pero debemos vivir el aquí y ahora”, dijo en la presentación del filme.

Sentimiento que comparte Laura Flores, quien hace el doblaje de Ana, la mamá de Amelia, quien dice sobre el mensaje que “es una información que vale oro molido para el núcleo social, que es la familia y esto es como un respiro porque hay muchas enfermedades y la psicología de los personajes está muy bien alineada. Creo que esta película rompe todo tipo de barreras y le da pauta a los cineastas a que sigan contando este tipo de verdades, de las cuales no estamos ajenos”, mencionó.

Otros de los actores de doblaje es Leonardo de Lozanne, cantante de Fobia, quien da voz al ángel y que también compartió su experiencia: “Es muy padre ver que después de un tiempo este proyecto se haga una realidad, en México eso es heroico. Creo que además es importante recordar que cada acción tiene algo consigo mismo”, dijo.

Por otro lado también trabajan en el filme Un disfraz para Nicolás, que llegó a Cannes gracias al Festival Internacional de Cine de Los Cabos hace unos días para encontrar financiamiento de postproducción y que reflexiona sobre los niños con Síndrome de Down en la historia de Nicolás un niño de 10 años que lo padece. Cada año, para celebrar su cumpleaños, su mamá solía hacerle un disfraz. Desafortunadamente, ella muere y Nicolás termina viviendo con sus abuelos, Mia y Thomas, y su primo, David, quien sufre de pesadillas. En una aventura para salvar a su primo de las pesadillas que lo acechan y de un reino fantástico sumergido en el caos, Nicolás utilizará como arma su colección de disfraces mágicos.

“Lo interesante es quitar los estigmas y ver cómo los personajes se van descubriendo como son. Habla que la vida es más allá de lo que se puede conocer por fuera y cómo nos vamos conociendo; en el caso de Nicolás es alguien a quien se le puede llegar a subestimar pero al momento que avanza la aventura es el que tiene fortalezas”, explicó el director de este filme Eduardo Rivero.

“Es una historia mágica en la cual mi tarea fue contarla como un cuento infantil, con inocencia y con elementos divertidos, para dar un mensaje de inclusión”, concluyó.

Imprimir